LRH 22.8.pdf
Documento Adobe Acrobat 80.2 KB

 

Las bandas juveniles en España (origen y evolución).

 

 

Daniel Bismack Castro Ortiz

 

Investigador. Universidad de Murcia (España).

 

 

Introducción.

 

Como bien sabemos y conocemos, ya sea a través de los medios informativos, o a través de nuestra propia experiencia; las bandas juveniles en España por lo general están vinculadas a diversos actos de agresión, violencia y comportamiento antisocial, sin olvidar la comisión de diversos actos delictivos.

Todos estos actos hacen que nuestra sociedad etiquete de manera criminal y antisocial a todos los tipos de bandas que están compuestas por adolescentes, especialmente a aquellos que están relacionados con jóvenes inmigrantes provenientes de Latinoamérica, ya que la mayoría cometen actos que van en contra de las normas sociales establecidas en la sociedad donde viven. Pero por supuesto debemos tener siempre presente que no se puede relacionar inmigración con delincuencias, es decir, que no se debe generalizar.

De esta manera, a la hora de analizar las bandas juveniles, cabe hacerse una pregunta muy importante, y es que ¿por qué los jóvenes se integran en este tipo de bandas? Esta pregunta nos permitirá algunas teorías criminológicas que nos servirán para poder entender mejor la pertenencia de los jóvenes a las bandas juveniles, sin olvidar por supuesto los análisis actuales que se hacen sobre las bandas juveniles en España.

 

  1. Teorías que se relacionan con las bandas juveniles.

 

a)      Anomia y tensión.

 

 La teoría de Merton está relacionada con la “anomia y la tensión”, y su teoría se centra en dos principios fundamentales, y que son la base de su teoría: El primer principio hace referencia a las características de una sociedad, este punto viene a decir que la “anomia” (ausencia de normas) se producirá cuando la estructura social es incapaz de ofrecer las mismas oportunidades legítimas a todos los miembros de una sociedad para el logro de valores culturales y sociales, es decir, de alcanzar un determinado estatus social. En segundo principio, tiene que ver con los sentimientos y emociones de frustración que pueden experimentar algunos individuos como consecuencias de no poder alcanzar el estatus que se proponen debido a la falta de oportunidades por parte del Estado.

De esta manera, ambos principios se enlazarían entre ellos haciendo que en situaciones de “tensión de la estructura de la sociedad” (falta de igualdad de oportunidades para todos los miembros de una sociedad), los individuos pueden sentirse frustrados y a la vez en estado de tensión, por lo que estarán dispuestos a lograr dichos objetivos por medios no legítimos.

Así, el individuo se siente insatisfecho con la sociedad, y eso le lleva a experimentar una tensión y frustración a la que puede responder de diferentes maneras según Merton:

  1. Conformidad: Es el caso de mayoría de los individuos, que aunque no puedan lograr sus objetivos, estos sujetos admiten el trabajo y el esfuerzo personal como parte de su éxito.
  2. Innovación: Rechazan los medios tradicionales para poder lograr sus objetivos, y buscan nuevos métodos e instrumentos para su logro.
  3. Ritualismo: Se rechazan los objetivos sociales, y se acepta participar en actividades convencionales (deporte, actividades sociales...), lo que hace referencia a un modelo de vida estándar.
  4. Retraimiento: El individuo no acepta los objetivos sociales, ni los medios legítimos para su logro, es decir, que de alguna manera viene a automarginarse.
  5. Rebelión: El sujeto rechaza los medios convencionales de la sociedad, y se aísla de ella. Ejemplo: revolucionarios que intentarán cambiar la sociedad.

 

La teoría de Merton, puede dar una explicación al motivo por el cual los jóvenes se integran en las bandas juveniles, ya que basándonos en su teoría habría determinados jóvenes en la sociedad, especialmente los inmigrantes, que debido a su condición social y cultural no disponen en la mayoría de los casos de las mismas oportunidades que tienen otros jóvenes para lograr éxitos sociales y económicos, es decir un estatus social, y en el supuesto caso de que dispondrían de las mismas oportunidades, algunos de ellos los rechazarían debido principalmente a que sus componentes culturales de la cultura del país donde residen.

Es por ello, que algunos de los jóvenes que viven en una situación de tensión y frustración adopten posiblemente en la mayoría de los casos dos de las medidas citadas por Merton:

·        Retraimiento: No aceptarían los objetivos sociales, ni los medios para su uso, y por ello se automarginarían de la sociedad. Con la consecuencia de que buscarían grupos donde sentirse identificados con los problemas que tienen.

·        Rebelión: Rechazarían las actividades convencionales de la sociedad donde viven, y actuarían en contra de ella mediante actos antisociales, y en muchas ocasiones delictivos.

 

b)      Subculturas.

 

Las teorías de las subculturas introducen un nuevo elemento explicativo a los actos antisociales y delictivos de los jóvenes que se encuentran sobre todo en situación de retraimiento. Este elemento es la unión de los jóvenes en grupos subculturales o pandillas, que rechazan los medios sociales convencionales establecidos, y fijan sus propios medios y objetivos no convencionales.

Cohen, considera que los jóvenes tienen un gran interés en poseer un mayor estatus especialmente en los grupos de pares (pandillas, grupos de amigos).

De esta manera, Cohen afirma que la génesis de la tensión se da sobre todo en aquellos jóvenes de clase baja que tienen incapacidades para lograr un estatus social deseado, y esta situación les conduce a una situación de frustración. Debido a ello estos jóvenes se incrustarían en una subcultura delictiva, la cual les ofrecería el reconocimiento que ellos desean, aunque este sea marginal con respecto al resto de la sociedad.

Esta situación se da sobre todo en las grandes ciudades, las cuales presentar barrios marginales y delincuenciales en donde afloran las bandas juveniles, ya que constituyen una forma alternativa de poder lograr sus objetivos, en definitiva una nueva forma de vida.

En definitiva, la pertenencia de los jóvenes a las bandas juveniles se debe principalmente, a que los jóvenes buscan un grupo en donde se sientan protegidos y reconocidos, es decir, jóvenes con los mismo problemas que se unen para lograr un reconocimiento social que de manera legítima no lo conseguirían, y es por ello que recurren a su propio código de valores en donde impera los actos antisociales y que van en contra de las normas establecidas por la sociedad.

 

  1. Actualidad de las Bandas juveniles latinas en España.

 

En la actualidad en España, hay que hacer mención especial a las bandas latinas, entre las cuales hay que citar a las 4 más representativas (los latin kings, los ñetas, los trinitarios, y los dominican don´t play) que se encuentran repartidas en al menos 11 provincias de la geografía española, pero sobre todo en 4 grandes ciudades: Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia.

Por otra parte, los actos antisociales y los actos delictivos que cometen se materializa en: robos con violencia, tráfico de drogas, agresiones, intimidaciones, posesión de armas de fuego y armas blancas, tentativas de homicidio, y homicidios.

Merece una especial atención la banda latina de los “latin kings”, que es una de las organizaciones con mayor implantación internacional en países como EEUU y Ecuador. Esta organización cumple básicamente dos funciones básicas: la primera es proporcionar un sentido de “calor de hogar”, es decir, un refugio para los jóvenes débiles; y la segunda es crear una organización criminal, que asegure el éxito de sus actos antisociales. En España, esta banda es considerada como una banda muy peligrosa de matones.

 

Por otra parte, no podemos olvidar a las bandas juveniles formadas por jóvenes españoles, los cuales se encuentran encuadrados en grupos de extrema derecha, y de extrema izquierda. Entre los más conocidos podemos destacar a los “skinheads” que son grupos de extrema derecha, xenófobos, y que protagonizan sobre todo actos violentos en los estadios de fútbol con cantos racistas y peleas con aficionados de los clubes rivales. Así también podemos destacar a los movimientos antisistema, que son grupos de extrema izquierda, que generalmente se dedican a destruir el mobiliario urbano en actos de concentración masivos.

 

Para finalizar, hay que decir que no debemos generalizar a todos los jóvenes que pertenecen a una banda juvenil de delincuentes, ya que la mayoría simplemente lo hace por sentirse identificado con jóvenes que tienen los mismo problemas que ellos, y es por ello que se debe poner en marcha medidas para poder integrar a los jóvenes en la sociedad, y así poder evitar que concurran en grupos de delincuentes, con la posible consecuencia futura de que se convierta en un delincuente.

 

 

“El único camino hacia la esperanza, es el trabajo duro”

 

Autor: José Antonio Lorente Acosta.

 

Bibliografía:

 

V. Garrido; P. Stangeland; S. Redondo. “Principios de Criminología”, Tirant lo blanch, 2006

 

http://www.abc.es/local-madrid/20130311/abci-bandas-latinas-buscan-sangre-201303101353.html

 

 

 

 

 

 

 

Búsqueda en la Revista

Números publicados [2007-2019]

Nº 41. LA NARRACIÓN HISTÓRICA.

Nº 40. APRENDER.

Nº 39. INVESTIGACIÓN SOCIAL.

Nº 38. TEORÍA Y PRÁCTICA.

Nº 37. EL ESPACIO HISTÓRICO.

Nº 36. LA IDENTIDAD EN LA HISTORIA.

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Ver Listado completo.

Traducción

Free Website Translator

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración