“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie

me lo pregunta, lo sé; si quiero

explicárselo a quien lo pregunta, no lo sé”.

(San Agustín, Confesiones, XI, 14).

 

La Razón histórica nació, en 2007, como proyecto multidisciplinar de investigación y difusión de la Historia de las Ideas políticas y sociales (IdeenGeschichte) fundadoras de la civilización occidental desde el mundo cultural hispanoamericano. De manera crítica y plural, nuestro grupo de hombres y mujeres apasionados por la relación entre pasado y presente, social y culturalmente, conformamos un proyecto concretado en "La razón histórica. Revista hispanoamericana de Historia de las ideas", como plataforma de debate y reflexión para rearmar moralmente a las comunidades ante la emergencia de las "fracturas sociales" que ponen en el debate intelectual, a juicio de los participantes en esta empresa, los pilares de nuestra convivencia social y de nuestra propia supervivencia cultural. Una plataforma plural, multidisciplinar y polémica, como el propio "pensamiento histórico", fundada en la más absoluta libertad de creación y expresión, en sus virtudes y sus defectos.

Desde la Ciencia y la Divulgación nuestro proyecto responde pues, o lo intenta al menos, al "tiempo histórico" en el que vivimos y que buscamos comprender. A inicios del siglo XXI asistimos a una aceleración, sin precedentes, del ritmo vital de nuestra civilización. La globalización del conocimiento, la tecnificación creciente de la vida cotidiana o las nuevas formas de comunicación, más rápidas y directas que antaño, expresan cambios sociales y culturales de alcance aún por determinar. Las viejas tradiciones seculares, que vinculaban al hombre con su entorno material y espiritual parecen entrar, en ciertos países y en ciertos sectores de Occidente, en trance de desaparición; pero las nuevas formas de vivir y de pensar, propias de la modernidad, se suceden, unas a otras, sin solución de continuidad aparente, y a una velocidad que apenas deja rastros de los mismas en los anales contemporáneos.

La generación protagonista de este “tiempo histórico”, heraldo de una sociedad siempre presta al mito del progreso indefinido, comienza, empero, a hacerse preguntas sobre el presente que debe o pretende encabezar. Caídos los mitos colectivistas, desprestigiados los modelos vitales de autoridad y jerarquía, y ensoñada por un ideal de libertad no siempre acompañado por su necesaria salvaguarda de obligaciones y responsabilidades, esta generación comienza a cuestionarse sobre las raíces de los problemas sociales y políticos no superados, los orígenes de las amenazas medioambientales difundidas globalmente, o los valores que un día fueron el referente de sus antepasados; en suma, sobre la Historia que ha llevado a su época ser de una manera y no de otra.

Cada generación tiene la obligación, cuando no necesidad, de escribir su historia. La nuestra es reivindicar la Historia como ciencia secular, disciplina singular y “arte” tradicional, que enseña, con pretensiones didácticas,  y desde el Humanismo, el camino elegido por la humanidad en su evolución cultural, a nivel local o global; y ante todo, descubre los límites y oportunidades que el “tiempo”, categoría esencial en la Historia, ha dado a la libertad de los hombres.

A esta magna empresa aspira contribuir, siquiera humildemente, La razón histórica.

 

Prof. Dr. Sergio Fernández Riquelme.

Director de La Razón histórica

Free Website Translator

Números publicados [2007-2017]

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Nº 25. IMPERIOS.

Nº 24. PAISAJES Y BATALLAS.

Nº 23. LA CONTRARREVOLUCIÓN.

Nº 22. ECOLOGÍA HUMANA.

 

Ver Listado completo.

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración