Plan Global Anticrisis. Discurso en el VI Foro económico de Astana.

 

Nursultan Nazarbayev.

 

Presidente de Kazajistán.

 

 

Traducción de Sergio Fernández Riquelme.

 

 

Queridos participantes en el Foro!

 

Señoras y señores!

Bienvenidos a la hospitalaria capital de Kazajistán!

El Foro económico de Astana se ha celebrado durante 5 años, conviertiéndose en una plataforma de diálogo especial en términos de forma y contenido.

 

En primer lugar, la 67ª sesión de la Asamblea General de la ONU ha apoyado la misión específica del Foro para desarrollar un Plan Anti-Crisis Global. Junto con el VI Foro vamos a celebrar una Conferencia Mundial Anti-Crisis, bajo los auspicios de las Naciones Unidas por primera vez en la historia. Más de 100 países están representados en la Conferencia. Doy la bienvenida a los participantes y agradecezco el liderazgo de la ONU y sus entidades por su apoyo.

 

En segundo lugar, a lo largo de estos cinco años el número de participantes y de las naciones representadas en el Foro ha crecido de manera significativa. El presente Foro y la Conferencia ha reunido a más de 10.000 participantes, entre ellos unos 3.000 invitados extranjeros de 132 países del mundo.

 

En tercer lugar, estoy especialmente agradecido a los académicos sobresalientes, ganadores del premio Nobel para el establecimiento de su propio club en Astana y su apoyo activo para el Foro.

 

En cuarto lugar, gracias a la plataforma de comunicación en la línea G-Global del Foro Económico de Astana se ha convertido en un lugar para discusiones continuas. Más de 120,000 usuarios permanentes participan en esos debates.

 

En quinto lugar, lo que atestigua el creciente potencial del Astana Economic Forum es el siguiente hecho. Hace un año, desde esta tribuna, propuse la idea sobre un nuevo orden mundial en el siglo XXI y lo llamé G-GLOBAL. Hoy en día, el motor de búsqueda de Google le dará unos mil millones de enlaces que citan esa palabra. Estoy seguro de que los resultados de la discusión en el Foro Económico de Astana y la Conferencia Mundial Anti-Crisis disfrutarán de una creciente demanda regional y mundial.

 

Señoras y señores!

Me gustaría compartir mis puntos de vista sobre los temas más urgentes en la agenda de hoy. En primer lugar, vamos a hablar de los enfoques conceptuales importantes para la lucha contra la crisis. Mientras se intensifica el proceso de desarrollo de un Plan global Anti-Crisis, una serie de lecciones de importancia crítica se deben tomar en cuenta. Simplemente piensen en ello.

 

Solo recientemente, a finales del año pasado, todos en el mundo estaban convencidos de que la primera crisis universal de la economía globalizada del siglo XXI era una página previa de nuestra historia. Esto era lo que muchas instituciones financieras siempre habían argumentado. Pero no resultó ser ningún lugar para la euforia. El colapso del sistema financiero en Chipre nos hizo cuestionar la proximidad de la época de la estabilidad económica universal. Sé que hay estimaciones que rechazan la conexión entre el acontecimiento de Chipre y la crisis global. Pero nos enfrentamos a la realidad. Incluso un profano no astuto en economía puede nombrar fácilmente las causas similares de los problemas de los bancos de Chipre y la crisis de las hipotecas EE.UU. hace cinco años.

 

Esto es, lo primero de todo, un crecimiento artificial de las burbujas financieras y a las ansias de dinero fácil, de la ausencia de responsabilidad propia de las instituciones financieras nacionales y de la debilidad de la gestión financiera global. De hecho, por estas y otras causas fundamentales, la crisis global no se han eliminado todavía. Por lo tanto, la crisis mundial no puede considerarse como terminada.

 

Por otra parte, parece ser la transferencia a una nueva etapa que ir acompañado de "ráfagas" dolorosos de una serie de sistemas financieros localesCreo que esta es exactamente la primera lección que se debe aprender y tener en cuenta en el desarrollo de un Plan Anti-Crisis Global.

 

La segunda lección es que, irónicamente, la recesión global es causada por las medidas anticrisis adoptadas a nivel nacional.

 

Sin lugar a dudas, durante una crisis, la acción es mejor que la inacción. Kazajstán, como ustedes saben, también ha llevado a cabo un programa anti-crisis con éxito. Aseguró la salvación de puestos de trabajo y una dinámica positiva de crecimiento económico.

 

Pero no se ha implementado una única recomendación anticrisis desarrollada en el G-20. Muchos estados han adoptado medidas proteccionistas.

Ésto provocó una desaceleración del crecimiento del comercio mundial, con caidas de los precios en los mercados mundiales y regionales. Los volúmenes de los préstamos transfronterizos y las inversiones han disminuido y ahora ascienden apenas a un 60% del nivel anterior a la crisis. 

 

Otro aspecto es un fuerte deterioro del bienestar social del pueblo. El desempleo está creciendo a nivel mundial. Las previsiones de la Organización Internacional del Trabajo indican más de 200 millones de desempleados en el mundo este año. A principios de este año Europa tenía más de 26 millones de parados, que es 1,5 veces más que hace cinco años. Muchos países redujeron el gasto del gobierno para la educación, la sanidad y el desarrollo del potencial humano.

 

Todos estos son indicadores claros de una crisis social global que amenaza con reducir los niveles de vida, incluso en las sociedades desarrolladas.

Expertos de Oxford informan que la mitad de todas las personas de bajos ingresos de nuestro planeta viven en países del G20. 250 millones de personas se ven obligadas a emigrar en busca de una vida mejor, que también provoca muchos problemas sociales.

 

La injusticia social existente en muchos países es también una derivada de la ineficiencia económica y financiera. Los planes nacionales de lucha contra la crisis amortiguan las consecuencias de la crisis, pero han sido acompañados por intervenciones en la raíz, en pro de metas de eficiencia en el nivel global.

 

En mi artículo "Claves para la Crisis", publicado hace cuatro años, se identificaba la deficiencia del sistema monetario global como la principal razón de la actual tormenta económica global. Permítanme recordarles que persistentemente insté a cambiar los modos de emisión y ciculación global de capitales que no cumplan con los criterios eficaces de legitimidad,  democracia, capacidad de control y responsabilidad.

 

Sin embargo, hasta la fecha, no ha habido ni mecanismos eficientes a nivel mundial contra la crisis, ni una moneda de reserva mundial confiable o un grupo de monedas de la región. Sin voluntad y responsabilidad suficientes  no se pueden tomar decisiones radicales.

 

La tercera lección que se debe tomar en cuenta, cuando se trabaja en el Plan Anti-Crisis Global, trata de superar la falta de confianza. 

 

Comparto plenamente el punto de vista de que la crisis global ha sido principalmente una crisis de confianza. No hay confianza entre las instituciones financieras mundiales y los estados nacionales, entre los actores del sector financiero y la economía real, entre los países, y así sucesivamente.Creo firmemente que sin confianza universales, cualquier plan anticrisis se convertirá, básicamente, en otra de las prácticas limitada a "cerrar las brechas".

 

En el siglo XXI, el mundo necesita un nuevo modelo económico. Debe basarse principalmente en un sistema financiero global justo y equitativo, libre de engaño, la irresponsabilidad y el despilfarro. Donde las mercancías producidas por la humanidad estarán dirigidas a la creación y el progreso en el nombre de la felicidad y el desarrollo de cada sociedad.

 

La cuarta lección es la búsqueda de sentido de la proporción.

 

En primer lugar, el sector financiero no debe desarrollarse en forma aislada del sector real, tanto a nivel global como nacional. La situación antes de la crisis, cuando la rotación en el mercado de derivados fue ocho veces mayor que el total del PIB de todo el planeta, es un suicidio para la economía global.

 

Por lo tanto se debe hacer especial hincapié en la reforma de la gestión financiera mundial mediante la creación del modelo de regulación eficaz de los mercados de derivados.

 

En segundo lugar, es importante para resolver el problema de control global de las zonas de alta mar. Volumen de fondos Motor de la salida de las economías nacionales a las zonas offshore (paraísos fiscales) asciende a 30 billones de dólares. De hecho, estos fondos pueden verse como minas de acción retardada que pueden detonar en cualquier momento. Y la situación en torno a Chipre es una fuerte advertencia acerca de este problema.

 

La quinta lección se relaciona con el hecho de que la actual crisis global es multidimensional. No es una coincidencia que yo la llamé como la primera crisis universal del mundo globalizado. Su curso y su dinámica se establecen no sólo por razones económicas sino también políticas, humanitarias y morales. Hoy, por ejemplo, no se puede ignorar los problemas relacionados con el aumento del número de países que se han convertido en "receptores crónicos" de la ayuda internacional. Los conflictos internos en Oriente Medio y el Norte de África son un carga significativa en la economía mundial.

 

Sin embargo, "el fuego de la economía mundial" es imposible detener con "diluvio global" de la desestabilización política. La nueva economía global es impensable sin el establecimiento del nuevo orden mundial justo.

 

Hago hincapié en que tener en cuenta estas cinco lecciones, aprendidas y comprendidas durante la crisis mundial, es de fundamental importancia para el establecimiento de la tendencia de desarrollo anticrisis adecuado para el mundo en el próximo siglo. Es alentador ver el creciente papel de la Organización de las Naciones Unidas en la búsqueda de las soluciones globales de lucha contra la crisis. 

 

En septiembre de 2011, hablando en la 66ª Sesión de la Asamblea General de la ONU, llamé a la comunidad mundial a comenzar a trabajar de inmediato en el Pacto de regulación global. Este documento debe convertirse en un verdadero instrumento para la coordinación de los aspectos clave de la política económica internacional. Esto incluye el desarrollo de un mecanismo de funcionamiento del nuevo sistema financiero global y el establecimiento de un regulador global que establezca las reglas de juego comunes. Hoy en día, también es de vital importancia para ampliar el diálogo sobre la gestión global de lucha contra la crisis en el marco del G-8 y G-20. Kazajstán, en calidad de invitado para la próxima Cumbre del G-20 en San Petersburgo, traerá las sugerencias y recomendaciones del foro de Astana y la Conferencia Mundial Anti-Crisis a la atención de los participantes de la Cumbre.

 

Queridos amigos!

Si vamos a estar con anisedad sobre el futuro, entonces el futuro nos verá con ansiedad a nosotros. Cualquier crisis es, ante todo, una oportunidad para cambios dramáticos (cardinales). Hace un año, a partir de la plataforma de este foro, yo ofrecí la idea del G-Global. Estoy agradecido a todos los que la ha valorado positivamente. El punto clave de G-Global es ofrecer una alternativa positiva a una caótica dinámica de cambios en los paradigmas globales de desarrollo. Se basa en el potencial unificador de cinco principios sencillos y claros. Permítanme que les recuerde que estos son:

 

En primer lugar, la evolución y el rechazo de los cambios revolucionarios en la política:

En segundo lugar, la equidad, la igualdad, el consenso;

En tercer lugar, la tolerancia y la confianza global;

En cuarto lugar, transparencia global;

En quinto lugar, multipolaridad constructiva.

 

Estos principios pueden servir de base para un diálogo exitoso sobre cualquier asunto global y llegar a soluciones universalmente aceptables. Hoy el mundo necesita un nuevo sistema financiero y económico mundial, y estructuras globales de seguridad eficaces, incluida la seguridad nuclear. La continuación del diálogo mundial sobre el fortalecimiento de la tolerancia y el acuerdo tiene un enorme potencial. En condiciones de las transformaciones globales, el mundo como nunca antes necesita la voluntad política, la capacidad de decisión, la coordinación, la transparencia y la confianza.

 

Yo espero que el número de seguidores del G-Global continuará aumentando. Para el desarrollo de esta idea les sugiero establecer  una Junta G-Global de Administración, sobre la base de ejemplos como el Club de Madrid y el Club de Roma. Esta junta debe llevar a cabo la financiación de la investigación de los aspectos fundamentales de la idea.

 

Señoras y señores!

Kazajstán ha aparecido en el mapa político del mundo hace apenas más de dos décadas. Estábamos empezando todo desde la base, y hoy los logros de nuestra economía son reconocidos por todos. En 2012, en ranking "Doing Business" del Banco mundial nuestro país ocupó el puesto 49, siendo el décimo en cuanto a la "protección de los inversores".En el informe de competitividad del Foro Económico Mundial Kazajstán ocupó el puesto número 51. Hemos recorrido todo el camino hacia el logro de la meta fijada por mí hace unos años para entrar en el club de los 50 países más competitivos del mundo.

 

Como ustedes saben, hemos desarrollado en el nuevo curso político la Estrategia "Kazajstán 2050". Su objetivo fundamental es transformar Kazajstán en un país situado entre los 30 más desarrollados del mundo, donde el progreso se base en los principios económicos y sociales innovadores. El más importante de ellos es el desarrollo armonioso de la trinidad "Economía-Energía-Ecología". Y esto no es un sueño utópico, sino una verdadera necesidad para toda la humanidad. La recuperación viene de la economía global ante la crisis conducirá inevitablemente a un masivo crecimiento de la producción y el consumo.

 

Por otra parte, la realidad actual es que en el mundo moderno una de cada cinco personas no tiene acceso a la electricidad en absoluto. Por lo tanto se trata de un descuido injustificado de posponer la solución de los problemas energéticos y ambientales. En la Cumbre de Río del año pasado mis iniciativas en materia de energía global y estrategia ecológica y el programa Puente Verde recibieron el apoyo de la comunidad mundial.

 

La transición a la energía "verde" y la introducción de tecnologías verdes es un vector de crecimiento de la economía global. A pesar de poseer enormes riquezas naturales, incluidos los hidrocarburos, Kazajistán está decidida a desarrollar activamente las fuentes de energía renovables. Estos objetivos se establecen en nuestra Estrategia 2050. Estamos decididos a destinar un 2% del PIB al año para las inversiones en la "modernización verde". Todo esto se refleja en nuestro concepto adoptado en la transición hacia la economía verde. En cuatro años Astaná acogerá la exposición especializada EXPO-2017 Internacional. No es una coincidencia que hemos ofrecido acoger el evento bajo el lema "La energía del futuro". Invito a los círculos de negocios de todo el mundo para tomar la participación más activa en los trabajos preparatorios para la EXPO-2017.

 

Queridos amigos!

El siglo XXI sigue su curso, "condensando" el tiempo y la distancia. El desarrollo del nuevo tipo de economía global está en marcha sobre los nuevos principios de las relaciones internacionales y los nuevos valores de la vida social. Por lo tanto, hoy en día es importante encontrar la solución adecuada a los problemas globales. 

 

Deseo éxito y fructíferas conversaciones con el desarrollo de las nuevas recomendaciones a los participantes del foro y Diputado de la Conferencia Mundial Anti-Crisis.

 

Fuente: http://www.kazakhembus.com/document/kazakhstan-president-nazarbayevs-speech-at-vi-astana-economic-forum

 

 

Free Website Translator

Números publicados [2007-2018]

Nº 41. LA NARRACIÓN HISTÓRICA.

Nº 40. APRENDER.

Nº 39. INVESTIGACIÓN SOCIAL.

Nº 38. TEORÍA Y PRÁCTICA.

Nº 37. EL ESPACIO HISTÓRICO.

Nº 36. LA IDENTIDAD EN LA HISTORIA.

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Ver Listado completo.

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración