LRH 29.8.pdf
Documento Adobe Acrobat 242.7 KB

El cristianismo escandinavo entre los siglos IX al XIV.


Benedicto Cuervo Álvarez.


Profesor de Historia y Geografía por la Universidad de Oviedo. Profesor de Historia y Geografía en la FESDO. Colabora en diversas revistas científicas (España).

 

RESUMEN.Los primeros monjes que se aproximan a las costas escandinavas se producen durante la Alta Edad Media pero con escasos éxitos ya que se quedaron en Gran Bretaña y la costa noroccidental francesa soportando los continuos saqueos de los vikingos.

No será hasta los siglos X y XI, cuando se produzcan las primeras penetraciones de misioneros procedentes de Gran Bretaña y Alemania los que procurarán atraer a los reyes nórdicos a la fe cristiana muchas veces sin conseguirlo. Las principales órdenes religiosas (Benedictinos, Dominicos y Franciscanos) establecerán sus conventos e iglesias en esos países. Es curioso el observar que la jerarquía eclesiástica ponía especial empeño en bautizar a los reyes nórdicos ya que así el pueblo seguiría los pasos dados por su rey. Fue, pudiéramos decir, una conversión de arriba hacia abajo muy distinta al origen del cristianismo romano que se inició de abajo hacia arriba (esclavos, campesinos, soldados, centuriones, hombres libres, comerciantes y, por último los emperadores).

A partir del s.XIII el proceso eclesiástico-religioso en los países escandinavos se podía dar por terminado pero no así el asentamiento de la cristiandad cultural.

En ninguna parte de Europa las huellas de la cultura aborigen anterior al cristianismo permanecían vivas en todos los países nórdicos, especialmente en las zonas más septentrionales. No solamente pervivieron más allá del periodo misional formas sociales indígenas ligadas a la vieja religiosidad, sino que pervivió también una cultura literaria de origen y contenido pagado.

En definitiva la cristianización de los países escandinavos se realizó tardíamente respecto al resto de Europa y tan solo estuvo en franco apogeo durante unos tres siglos antes del triunfo del protestantismo a principios del s. XVI.

PALABRAS CLAVES.  Cultura vikinga, cristianización de los países escandinavos, órdenes religiosas, reyes mártires y santos vikingos, la Unión de Kalmar.


SUMMARY. The first monks who come closer the coasts escandinavians take place during the High Middle Ages but with a little success because they remained in Great Britain and the northwestern French coast supporting the continuous plunders of the vikingos.

It will not be until the centuries X and the XIth, when there were the first penetrations of missionaries proceeding from Great Britain and Germany who will try to attract the northern kings to the Christian faith,  often without obtaining it. The principal religious orders (Benedictine, Dominicans and Franciscans) will establish his convents and churches in these countries. It is curious to observe that the ecclesiastic hierarchy was putting special determination in baptizing the northern kings, so people would follow the steps given by his king. It was, we could say, a conversion of arrives down very different at the origin of the Roman christianity that began from the bottom up (slaves, peasants, soldiers, centurios, freemen, to eat ciantes and, finally the emperors).

From century  XIII th the ecclesiastic - religious process in the countries northwestern could give finished but not this way the accession of the cristian culture.

In no part of Europe the fingerprints of the aboriginal culture previous to the christianity were remaining alive in all the northern countries, specially in the most north zones. Not only remaining beyond the period misional social indigenous forms tied to the old woman religiousness, but  remained also a literary culture of origin and full content.

Definitively, the spreading of the Christian culture from the Scandinavian countries carried out late with regard to the rest of Europa and only height was in Franc for some three centuries before the victory of the Protestantism at the beginning of century XVIth.

KEY WORDS. Culture vikinga, cristianización of the Scandinavian countries, religious orders, kings martyrs and saints vikingos, Kalmar's Union.


INTRODUCCIÓN.

La cristianización llegó tarde a Escandinavia; casi un milenio tardó Jesús en desplazar a las antiguas divinidades nórdicas, Thor, Odin y Frej, de los altares escandinavos. La transición al cristianismo fue lenta, en muchos casos sangrienta, y sufrió algunos reveses antes de imponerse como la religión oficial de aquellas regiones.

El cristianismo llegó a estas tierras a través de diversos canales, entre los que se puede citar a los misioneros francos y anglosajones que iniciaron el proceso de cristianización; la sede de Hamburgo-Bremen, a la que Roma asignó formalmente la tarea misionera en Escandinavia; los mercaderes procedentes de los países cristianos de Europa occidental y los vikingos que regresaban a sus países de origen tras haber participado en ex pediciones piratas contra los países ribereños del Atlántico.

Un buen número de estos vikingos se asentó de forma definitiva en Inglaterra o en Fran cia -Normandía- y después de cierto tiempo abrazaron el cristianismo, pero siguieron manteniendo fuertes lazos y contactos con sus parientes que habían quedado en Escandinavia. Es curioso constatar que al final fueron los aventureros vikingos quienes impusieron el cristianismo en sus respectivos países; como era de esperar, algunos de ellos llevaron a cabo su actividad misionera a golpe de espada.

El primer país escandinavo donde el cristianismo se impuso como religión oficial fue Dinamarca. Hacia el año 965 se convirtió al cristianismo el rey Harald Diente Azul y con él -oficialmente- todo el país.

En Noruega fue otro rey, Olaf Tryggvason, quien por las mismas fechas impuso la nueva religión. En Suecia aún tardó más y, a pesar de que hacia el año 1000 reinaba en este país un rey cristiano, Olof Skötkonung, el paganismo se mantuvo con fuerza hasta los primeros años del siglo XII, después de sangrientas luchas en las que muchos misioneros perdieron la vida.

En Islandia, la transición al cristianismo se realizó do forma relativamente pacífica mediante la decisión de su Altinget, el más antiguo Parlamento de Europa.

Una antigua crónica señala que hacia el año 700 se realizaron los primeros intentos de cristianizar los países escandinavos Estas primeras tentativas fueron llevadas a cabo por un monje benedictino inglés llamado Willibrord (658-739), que tras su muerte fue elevado a los altares y llamado el «Apóstol de Frisia.» . Willibrord se presentó ante el rey danés Angantyr, quien, a pesar de no aceptar el cristianismo, le dio - o más probablemente le vendió- 30 jóvenes a los que Willibrord enseñó la nueva religión con la intención de utilizarlos posteriormente como misioneros.

No tenemos noticias de que el monje alcanzase éxito en su misión, pero precisamente en el siglo VIII se intensificaron los contactos comerciales entre Escandinavia y la Europa cristiana A finales de este siglo se inició la expansión de los vikingos, que llevó a miles de guerreros daneses, noruegos y suecos hacia todos los confines de Europa, donde entraron en contacto con la nueva religión.

Su primera actitud fue combatir el nuevo credo, pero acabaron aceptándolo y fueron ellos, más que los sucesivos misioneros, quienes impusieron finalmente el cristianismo en sus países de origen.

Una de las principales fuentes para el estudio de la cristianización de Escandinavia es Adam de Bremen (1040-1081), canónigo de la catedral de Bremen, que hacia 1066-1067 escribió una obra titulada Historia de los arzobispos de Hamburgo y descripción del Norte. (1)

En ella se ocupó del - según él- más importante objetivo de la sede de Hamburgo -Bremen: la cristianización del Norte. Para su redacción se valió de fuentes escritas y orales; entre estas últimas, la más importante fue sin duda el rey danés Svend Estridsen (1047-1076), (2) con el que el cronista mantuvo numerosos contactos y al que segura mente se debieron las informaciones sobre diferentes rutas en el interior de Escan dinavia.

Otras fuentes posteriores (primer tercio del s. XII) es el Grágás (Ganso Salvaje), compilación de antiguas leyes islandesas, el Libro de la Colonización y el Libro de los islandeses de Ari Thorgilsson el Sabio (1067-1148). Ambos libros contienen detallada información sobre el descubrimiento y colonización de Islandia, así como sobre los reyes de Noruega. Más tarde, por influencia de las traducciones de otras obras europeas, surgen, en Noruega, las sagas de caballeros, las cuales darán paso a otro importante grupo que entronca con la antigua tradición heroica escandinava: las sagas de los tiempos antiguos que se mantendrán hasta mediados del s. XIV.

A través de las sagas, documentos antiguos y más recientes así como bibliografía clásica y webgrafía bucearé para llegar a un análisis aproximado acerca del origen del cristianismo en las regiones más septentrionales del continente europeo, escasamente pobladas y poco relacionadas con el resto del continente, al menos, hasta el s. IX. (3)

 

 

Dinamarca.

Después de que Carlomagno hubo conquistado Sajonia (imponiéndoles la religión católica por la fuerza) de un modo brutal y efectivo, Carlomagno continuó con sus luchas internas y externas combatiendo a los daneses en 810 próximo ya al final de su reinado. La conquista y cristianización de Dinamarca se veía como una necesidad política de primer orden. Las fronteras del reino franco habían llegado hasta la península de Jutlandia. La religión cristiana constituyó un elemento cultural de integración, de estabilidad y de orden social, que el emperador Carlomagno se encargó de cultivar: protegió a los monasterios y procuró extender la fe cristiana hacia el norte (4)

Durante esos años, en el año 823, el Papa Pascual I, (5) encomendó a Ebbo, arzobispo de Reims, la misión de cristianizar el norte de Europa. El propio Ebbo, en consecuencia, se traslado a la zona fronteriza para planificar la estrategia a seguir. El arzobispo entró en contacto con el rey danés Harald Klak, pero no consiguió convencerle para que se bautizase. (6)

No obstante, poco tiempo después, forzado por las presiones del rey franco Ludovico Pío, el rey Harald se acabará bautizando:

 

   “Al mismo tiempo Herioldo vino con su esposa y un gran número de daneses y fueron bautizados con su séquito en Maguncia. El emperador le obsequió con muchos regalos antes de su regreso por el camino de Frisia, la ruta por la que vino. En esa provincia se le concedió un territorio, el condado de Rüstringen, para que pudiera refugiarse con sus posesiones si estuviera en peligro”. (7)

El bautizo de Harald y su familia tal vez estuviera forzado por la guerra civil danesa que pretendía separarlo del trono. La ceremonia tuvo lugar el año 826 en Maguncia y actuó como ministro el obispo Otgar, mientras que el emperador hizo las veces de padrino.

No obstante, ni el bautizo ni el exilio fueron suficientes para mantener a Harald Klak en el trono de Dinamarca. Al contrario, su conversión le creó muchos enemigos que, al final, consiguieron expulsarlo del país definitivamente . Sin embargo, ocurrió algo que sí tuvo gran importancia para la cristianización de Dinamarca.

Cuando Harald Klak volvió a Dinamarca, lo hizo - probablemente por imposición del emperador- en compañía de Ansgar (801-865), un monje del monasterio de Corvey que debía encender en el Norte la luz del evangelio. El misionero llegó acompañado por otro monje llamado Aubert. La misión de Ansgar debió durar poco tiempo, tal vez un año, ya que tuvo que abandonar la nación como consecuencia de su desafortunada alianza con Harald Klak, quien fue destronado en el año 827 por su pariente Hárik. (8)

Ansgar tuvo que esperar una nueva oportunidad, que se presentó en el año 829; requerido por Bjorn, rey de Suecia, el monje partió para Birka - en las cercanías de la ac tual Estocolmo -, por entonces el más importante mercado del país. Allí estuvo cerca de un año y a su vuelta pudo contar que al principio había ejercido su misión entre los prisioneros cristianos de la ciudad, pero que después consiguió bautizar a algunos suecos y le fue permitido construir una iglesia, la primera que se levantó en Escan dinavia.

Animado por el éxito del viaje, el emperador Luis el germánico (843-876) consiguió del Papa la creación de una archidiócesis para Ansgar en Hamburgo, ciudad desde la que este religioso franco dirigió la evangelización de suecos, daneses y eslavos.

Sin embargo, Hamburgo fue atacada por un ejército vikingo al mando de Hárik en el 845 y Ansgar tuvo que huir a Bremen. Allí tras la muerte del obispo Liudrik , se hizo cargo de la sede vacante, que poco después fue elevada a la categoría de arzobispado con la denominación de Hamburgo-Bremen. Hacia el 850, Ansgar reanudó sus viajes a Escandinavia.

En Dinamarca, donde se presentó como enviado del emperador, consiguió el beneplácito del rey para construir iglesias, primero en Hedeby , y después en Ribe. Ansgar visitó de nuevo hacia el año 853, después de que los partidarios del paganismo expulsaran de la ciudad al pastor de la comunidad cristiana; cuando se marchó, Ansgar había conseguido restaurar el culto y dejó un nuevo sacerdote para que continuara la evangelización.

Hedeby, Ribe y Birka eran importantes mercados en la Escandinavia de entonces. Que las misiones comenzasen en estos lugares es lógico, puesto que los mercaderes cris tianos acudían a estas ciudades.

El comercio con el exterior tenía gran importancia para el desarrollo do las ciudades y por ello los reyezuelos locales procuraban dotar a los mercaderes de protección y condiciones favorables para el desarrollo de sus actividades. Los mercaderes extranjeros tenían también necesidad de cumplir con sus deberes religiosos cuando se hallaban de viaje y esto servía a los misioneros cristianos para justificar su presencia en las ciudades-mercado y velar por su misión evangelizadora. (9)

Jelling Ansgar murió en Bremen el 3 de febrero del 865. Lo poco que sabemos sobre su vida y sus viajes como misionero en los países nórdicos se lo debemos a su sucesor en la sede de Hamburgo-Bremen, Rimbert, quien algunos años después escribió “La vida de Ansgar”  como contribución a la elevación de Ansgar a los altares.  Según su sucesor en la sede de Hamburgo, Ansgar tuvo una visión que le mandaba “ ir a las islas y pueblos más remotos” que Ansgar interpretó como la Voluntad de Dios para ir a evangelizar a los países escandinavos ya que la mayor parte de esos países consistían en islas y el final del mundo, en aquel entonces, se situaba en el norte, en el territorio sueco. (10)

Sobre la actividad misionera que ejerció la sede de Hamburgo-Bremen durante los siguientes 70 años tenemos muy pocas noticias y probablemente la obra de Ansgar no le sobrevivió mucho tiempo. Los últimos años del siglo IX se caracterizaron por su gran turbulencia en Europa occidental, que sufrió continuos ataques de las flotas nórdicas. (11)

Los vikingos, que iban de victoria en victoria, probablemente no sentían el menor in terés por conocer la religión de los vencidos, cuyo dios protegía tan mal a sus adeptos. Así, los primeros ataques daneses en Occidente no fueron a iglesias y monasterios, sino al mercado de Dorestad, saqueado cuatro veces entre los años 834 y 839. Pronto los saqueadores descubrieron otras oportunidades, pero fue el comercio lo que primero les atrajo a tierras occidentales.

Los ataques se dirigían tanto contra las ciudades como contra los monasterios impor tantes de Europa occidental. Ni los paganos vikingos tenían respeto alguno por el carác ter sagrado de los monasterios, ni las viejas defensas romanas de las ciudades eran efectivas contra ellos, abandonadas como estaban desde hacía muchos años; algunas incluso habían sido demolidas en la relativa seguridad de la paz carolingia. Pronto descubrieron aquellos tránsfugas y aventureros que podían hacerse ricos saqueando aquellos lugares, exigiendo rescates por los obispos y abades cautivos e incluso por ciertos libros preciosos, o mediante la extorsión de tributos y dinero a cambio de protección. A mediados del siglo IX, las costas y ríos de Inglaterra, Irlanda y Francia eran objeto de frecuentes y, en ocasiones, salvajes ataques por parte de pequeñas ban das, cuyo principal aliado era la sorpresa. (12)

Sin embargo, a principios del siglo X las cosas cambiaron. Europa empezó a conocer las tácticas de los piratas del Norte y organizaron mejor sus defensas, pasando al con traataque En el año 934, un ejército germano partió hacia Jutlandia para castigar a “los daneses, ese pueblo salvaje e indómito”. Pegados a los talones de los soldados iban los misioneros: el mismo arzobispo Unni, titular de la sede de Hamburgo-Bremen, viajó personalmente a Dinamarca y pasó después a Birka. Allí murió en el 936. Según relata Adán de Bremen su cuerpo se enterró en Birka pero su cabeza fue enviada a Bremen.  (13)

Sobre los eventuales resultados del viaje de Unni no tenemos noticias, pero la actividad misionera había recibido un fuerte empuje y el nuevo arzobispo, Adaldag, pudo presentar en un concilio celebrado en el año 948 tres nuevos obispos para Jutlandia: Liafdag en la sede de Ribe, Erik en la de Siegvig ( Hedeby) y Regibrand en la de Aarhus. La nueva dinastía, con el rey Gorm, se mostró hostil al cristianismo, pero el hijo del monarca era un simpatizante y al llegar al trono, con el nombre de Harald Blaatand, se convirtió al cristianismo hacia el 960. A continuación se erigieron rápidamente las diócesis de Viborg, Bórghlum, Odense y Roskilde. Bajo el reinado de Sven (986-1014), se inició una creciente influencia del cristianismo de influencia in glesa. Este rey mantuvo una política interior anticristiana, pero por entonces la cris tianización era ya un hecho consumado. (14)

La introducción del cristianismo en Dinamarca no se debió a la labor misionera de la sede de Hamburgo-Bremen, sino a un sacerdote llamado Poppo que probablemente procedía de Inglaterra. Durante una disputa sobre religión, Poppo había sostenido un hierro al rojo en la mano sin que ésta sufriese daño alguno. (15)

El hecho fue recogido por el escriba Widukind, que lo relata en su Crónica de los Sajones y lo atribuye a un milagro. La prueba convenció al monarca de que sólo existía un Dios, el de los cristianos.

El mismo rey dio a conocer su decisión mandando esculpir una enorme piedra rúnica de forma piramidal y base triangular, la llamada «Piedra de Jelling». En la primera cara se talló mediante runas un texto que dice: «El rey Harald mandó hacer este monumento sobre Gorm, su padre, y Thire, su madre. Él Harald que ganó para si toda Dinamarca».

En la segunda cara se esculpió en relieve un animal de fábula, un cuadrúpedo con garras en lugar de cascos o pezuñas y una serpiente entrelazada sobre su cuerpo y debajo de la figura se puede leer en runas: «y Noruega». En la última cara se esculpió la figura de Cristo con los brazos extendidos, pero sin cruz, rodeado de bandas entrelazadas en el más puro estilo nórdico del periodo y, debajo, el final del texto en runas: «e hizo cristianos a los daneses». Algunos investigadores opinan que los textos rúnicos de las caras dos y tres fueron añadidos con posterioridad.

La piedra fue situada junto a la iglesia que Harald había hecho construir entre los dos túmulos funerarios que - según la tradición- albergaban los restos de sus progenitores, y quienes habían muerto como paganos. El monarca los hizo trasladar a una cámara construida bajo el suelo de la iglesia, hecho que ha sido confirmado por una reciente excavación arqueológica en Jelling, en la que, efectivamente, se han hallado los restos del rey Gorm el Viejo, padre de Harald. En definitiva “La piedra de Jelling” son unas estelas rúnicas de diferentes tallados levantadas por el rey danés Harald Blaatand, en memoria de sus padres, celebrando la conquista de Noruega por parte de Dinamarca y la conversión de los daneses al cristianismo. (16)

Durante la época pagana, el rey tenía unas importantes funciones en relación con el culto y era impensable una situación en la que el soberano practicase una religión y sus súbditos otra. Probablemente, el monarca no hubiese podido mantener la corona sobre su cabeza si las grandes familias del reino no hubiesen estado también de acuerdo en abrazar el cristianismo, al que se pasó de una forma rápida y, al parecer, pacífica.

El motivo no fue solamente la actividad misionera de los alemanes y las presiones del emperador: fue muy importante la influencia que ejercieron los descendientes de los colonos daneses que, siguiendo la estela de las expediciones vikingas, se habían ido estableciendo desde finales del siglo IX tanto en Normandía como en Inglaterra y que habían adoptado la nueva religión. (17)

Inglaterra debió jugar un importante papel en la cristianización de Dinamarca y probablemente Harald se hizo bautizar por un sacerdote inglés para contrarrestar la influencia de Otón el Grande, que se consideraba a sí mismo rey de los Países Nórdicos.

La influencia de Inglaterra quedó patente en la siguiente fase, en la que fue necesario organizar la Iglesia danesa y dotarla de sacerdotes. Los sucesores de Harald, Svend Barba Hendida y Canuto el Grande, enviaron obispos ingleses después de la conquista de Inglaterra en el año 1013 para cubrir las diócesis danesas. Pero la paz se vio interrumpida de nuevo. Un mal rey, Ethelred, tuvo que empezar a ceder ante la progresiva presión invasora de los daneses. A la muerte de su hijo y heredero, Edmundo de Ironside, el Witan decidió nombrar rey al hermano del rey de Dinamarca, Knut, un joven de 23 años que reinó como "Canuto el Grande". "Todo el país- dicen las crónicas- eligió a Knut y se sometió de buen grado al hombre, jefe del ejército danés, contra el que había luchado intentando resistir la invasión". Canuto  convocó, en 1018, una gran asamblea en la que concilió a ingleses y daneses, jurando respetar las leyes y tradiciones anglosajonas. Fue generoso con la Iglesia y llegó a peregrinar a Roma. Convertido al cristianismo, se volvió tan piadoso que colocó la corona sobre el altar mayor de la catedral de Winchester para demostrar que dios es el único rey. A la muerte de su hermano, el rey de Dinamarca, asumió la corona danesa, conquistó Noruega y llegó a recibir homenaje del rey de Escocia. (18)

El rey Canuto el Grande (1018-35), príncipe cristiano, reclutaba su clero principalmente en Inglaterra para contrarrestar el poder de Hamburgo. Naturalmente, esto no le sentó bien al arzobispo de Hamburgo-Bremen, que, en cierta ocasión, tomó prisionero a un recién nombrado obispo inglés que iba en camino para hacerse cargo de su diócesis en Dinamarca y lo obligó a someterse a la autoridad del arzobispado antes de ponerlo en libertad. En el arte sacro de este periodo se detecta también la influencia inglesa: en la piedra de Jelling no existe ninguna Cruz y ]esucristo está representado como rey vic torioso. (19)

En la consolidación de la Iglesia danesa colaboraban los poderes civil y religioso; el rey Canuto el Santo (1080-86) apoyó las reivindicaciones económicas de la Iglesia (el diezmo) al tiempo que reforzaba su propio poder, y los daneses consiguieron erigir una sede metropolitana en Lund, Escania.

En el 1086 el rey Canuto el Santo, huyendo de una revuelta de labriegos, se refugió en la iglesia de San Alban, en Odense, donde fue apresado y masacrado junto con sus hombres. Aunque la revuelta no tenía nada que ver con problemas religiosos, el soberano fue elevado a los altares con el nombre de San Canuto Rey. Fue canonizado en 1101 y declarado patrón de Dinamarca. (20)

El rey Erik Ejegod (1096-1103) salvó a su país de los estragos que había causado el hambre y convirtió la ciudad de Lund en sede episcopal. En 1103 pasó por Roma en peregrinación a Jerusalén. Aprovechando las discrepancias entre el Papado y los emperadores germánicos, consiguió que Asser, un noble danés, fuese nombrado arzobis po con autoridad no solo sobre Dinamarca, sino sobre todos los países nórdicos. Asser se construyó una catedral en el más puro estilo románico en Lund, que aun hoy día asombra a los visitantes por su carácter monumental. Erik Ejegod murió en la isla de Chipre en 1103 antes de llegar a Tierra Santa. (21)

Su hijo Knud apodado Lavar que significa señor, fue duque de Jutlandia y un defensor enérgico de la frontera sur danesa en lucha contra los vándalos. Se inclinó más por la cultura oriental que por la occidental ya que se casó con una princesa de la casa de Kiev, estrechando, así, sus lazos con la cultura eslava.

En 1131 Knud  Lavard, sobrino del rey Niels - que lo había nombrado duque del sur de Jutlandia para defender el país de los ataques de los vándalos- fue asesinado por su primo Magnus, un hijo del rey Nieis celoso de la popularidad que había adquirido su pariente.

En el lugar del asesinato, un bosquecillo en la isla de Selandia, surgió un manantial cuyas aguas, según se decía, eran milagrosas Knud Lavard fue elevado a los altares. A su muerte se inicia una guerra civil que no finalizó hasta 1157, cuando Valdemar - hijo de  Kund- se convirtió en el único gobernante de Dinamarca. (22)

La mayoría de las 2000 iglesias rurales que existen en Dinamarca fueron construidas a lo largo del siglo XII. De ellas subsisten 644 románicas y 127 góticas Este enorme esfuerzo constructivo fue posible gracias a la implantación de los diezmos, cuyas tres cuartas partes estaban destinadas a la construcción de nuevos templos. (23)

La reforma gregoriana se inició con el arzobispo Eskil de Lund (1137-78), hombre de vasta cultura europea y entusiasta de la libertad de la Iglesia. (24) Hacia 1157, Dinamarca fue presa de la guerra civil, y el rey Valdemar I, una vez asentado en el trono, concedió su apoyo al antipapa Víctor IV, indisponiéndose así con Eskil, par tidario de Alejandro III. Eskil hubo de exiliarse; después de la reconciliación (1170) la dinastía se hizo hereditaria y la Iglesia adquirió los derechos de instancias judiciales propias y exención de impuestos. Los cistercienses, llegados en 1144, fundaron grandes monasterios (Soró, Esrom, Loegum). Durante 70 años el país conoció una época de extraordinaria prosperidad y armoniosa colaboración entre el rey y la Iglesia. Los primeros historiadores codificaban la historia del pueblo. El obispo Absalón, que sucedió a Eskil en Lund, en 1177, fue un tipo representativo de su tiempo: consejero del rey Valdemar I, con estudios en París, buen administrador y atento a la educación de los clérigos. Fundó, sobre lo que era un pequeño poblado pesquero, un fuerte para proteger a sus habitantes de los piratas dando lugar a la ciudad de Copenhague, actual capital de Dinamarca (los restos se encuentran en los cimientos del Parlamento danés). También favoreció la llegada de los dominicos. (25)

Los países escandinavos ya cuentan con la presencia de la Orden Dominicana en vida de Santo Domingo de Guzmán. El historiador finlandés, Jarl Gallen, escribió en 1946, una tesis doctoral que llevaba por título: “La provincia de Dacia de la Orden de los Her   manos Predicadores”. En esta muy documentada historia se puede leer que una antigua crónica fragmentaria, conocida bajo el nombre de “Historia Ordinalis Praedicatorum in Dacia, 1216-1246, nos cuenta, con detalle, la llegada de los dominicos a Escandinavia y el mes y año de su llegada:

      “En el año del Señor de 1219, en la fiesta de la Asunción de la Virgen, fueron recibidos en Bolonia en la Orden dos clérigos, el hermano Simón de Suecia y el her   mano Nicolás de Lund, en Dinamarca”. (26)

Incluso no se descarta que el propio fundador de la Orden, Santo Domingo, hubiera viajado a Escandinavia ya que antiguos informes sobre su vida nos hablan de un viaje que el fundador hizo “ad Marchias” o a “Marchia Dacie”, lo que nos lleva a pensar en Dinamarca. Durante la Edad Media se denominaba Dacia al reino de Dinamarca, y más tarde es el nombre que recibieron las provincias eclesiásticas de dominicos y francis  canos. (27) 

Tras la muerte del rey Valdemar II (1241), Dinamarca padeció una profunda crisis e interminables disputas entre el rey y los señores feudales por un periodo de 100 años, durante los cuales los reyes a menudo echaban mano de los bienes de la Iglesia para sostener un ejército. En dos ocasiones el país fue sometido a entredicho, que sólo era observado por una parte del clero. La Iglesia estableció la «Constitución de Vejle», por la cual el arzobispo lanzaba de antemano el entredicho sobre el reino, caso de que el rey atentara contra la libertad de los obispos (1256). Sobrevino la disolución total y, en 1332, Dinamarca se encontraba sin rey. El advenimiento del rey Valdemar IV Atterdag (1340) mejoró la situación de Dinamarca, si bien pronto fue asolada por la peste negra. Tanto el Estado como la Iglesia salieron de este periodo notablemente debilitados, y el alto clero, reclutado entre la nobleza, intervenía excesivamente en los negocios públicos. De 1350 a 1500, múltiples signos revelaban la decadencia de la Iglesia, imponiendo la curia sus demandas de dinero; en suma, se acusaba un profundo reblandecimiento espiritual de la Iglesia católica. La Iglesia local se sintió entregada a sus propias fuerzas, sin poder esperar ayuda espiritual del exterior. Eran los tiempos del conciliarismo, en que la Iglesia danesa intentaba, a través de numerosos concilios, resol ver sus problemas internos. Cada vez se acentuaba más el abismo entre la Iglesia oficial y la piedad popular de la creciente burguesía. (28)


Groenlandia.

Otro enclave escandinavo en el Atlántico Norte es Groenlandia, la isla más grande del mundo, que según las sagas fue colonizada hacia el año 985 por Erik el Rojo. Era éste un jefe islandés de origen noruego que, declarado fuera de la ley a causa de unas muertes, se vio obligado a buscar un nuevo lugar en el que asentarse con su familia. Exploró parte de la costa y del interior de la isla, y regresó a Islandia tres años más tarde, en 988, a la búsqueda de colonos para asentarse en las nuevas tierras descubiertas.

Entre familiares y amigos principalmente, logró reunir una expedición de veinticinco barcos con la que se dirigió hacia la nueva tierra. Los pasajeros de las tan sólo catorce naves que consiguieron llegar a su destino se asentaron primero en el oeste de la isla de Groenlandia (“Tierra Verde”) y después se desplazaron hacia el oriente. (29)

Erik estaba casado con Thjodhild y tenían varios hijos, el segundo de ellos se llamaba Leif Eriksson. Cuando fue mayor, Leif, al igual que otros hijos de las familias más pudientes, fue enviado a la Corte del rey de Noruega, en Trondheim, en el otoño del año 999 y acogido por el rey Olaf Tryggvason, que le inculcó el cristianismo; pasó el invier no en Nidaros y tanto él como la tripulación de su nave fueron bautizados. (30) En el verano del año 1000, el rey Olaf envió a Leif Eriksson de vuelta a Groenlandia y le hizo acompañar de un sacerdote para que enseñara a las gentes de allí la verdadera religión.

En el viaje de vuelta, Leif  salvó a la tripulación de un navío que había naufragado y fue recibido como un héroe en Brattalid, donde se había asentado su padre. (31) Pero Erik, cuando le comentaban la hazaña de su hijo, decía que no era para tanto y que una cosa compensaba la otra: Leif había llevado sanos y salvos a aquellos hombres pero, por otra parte, les había traído al «embaucador» del cura.

Alrededor del año 1000, Leif Eriksson, guiado por los relatos del comerciante Bjarni Herjólfsson, se dirigió hacia el oeste y pasó un invierno en una tierra a la que bautizó con el nombre de Vinland y que describió como abundante en salmones y pastizales. Su campamento constituiría el primer asentamiento europeo en América, casi quinientos años antes que lo hiciera Cristóbal Colón. (32)

Por lo que parece, Erik el Rojo jamás aceptó las doctrinas del cristianismo. (33) No obstante, sí permitió que su esposa Thjodhild, que se había convertido a la nueva religión, hiciese construir una pequeña iglesia en terrenos no muy alejados de la granja familiar y allí “ la mujer de Erik y otros muchos que habían abrazado el cristianismo elevaban sus plegarias. Thjodhild se negó a seguir viviendo con su marido una vez se hubo convertido, y eso apenó mucho a Erik…” (34)

En el verano de 1961 los arqueólogos hallaron en Brattalid los restos de una pequeña iglesia, de unos seis metros de longitud por tres de ancho con capacidad para unas 20 ó 30 personas. La construcción de este templo data del año 1000, por lo que se supone que se trata de la primitiva iglesia de Thjodhild. El templo estaba rodeado por un cementerio en el que los hombres habían sido enterrados al sur de la iglesia y las mujeres al norte, en el extremo este había 14 tumbas infantiles. (35) Según las sagas, ya en la primera oleada de colonizadores de Groenlandia había cristianos y a bordo de la nave de Herjolfs, uno de los jefes que acompañaban a Erik el Rojo, había un tripulante cristiano que procedía de las Hébridas, donde se habían asentado vikingos noruegos. (36)

De todas formas, la progresión del cristianismo debió ser lenta y las sagas contienen relatos de vanas disputas entre paganos y cristianos a lo largo del siglo XI. Una de ellas cuenta que Helge el Delgado, que era cristiano de nombre («Helge», en escandinavo significa «santo»), cada vez que se encontraba en peligro a causa de una galerna en el mar u otro tipo de problemas, invocaba a Thor como la deidad más fiable y poderosa capaz de sacarle del apuro en cuestión. (37)

Entre el 1000 y el 1124 diferentes iglesias fueron construidas cerca de la pequeña capilla de Thjodhild. Con la expansión del cristianismo se hizo necesaria la construc ción de iglesias en la mayor parte de las localidades habitadas. (38)

Probablemente, la mayoría de los oficiantes que distribuían la comunión en los templos recibieron su educación fuera de Groenlandia. Sin embargo, ninguna de las iglesias en las que se oficiaba misa había sido consagrada por un obispo, como tampoco lo habían sido los cementerios en los que los muertos eran enterrados.

Ninguno de los elementos que constituían el ritual católico - los santos óleos, el agua bendita, la hostia- había sido apropiadamente consagrado. La necesidad de un obispo era, a estas alturas, obvia.

Adam de Bremen relata en su obra Gesta Hammaburgensis Ecclesiae Pontificum que en el año 1047 el Papa había investido a Adalberto, obispo de Hamburgo, con autoridad para toda Escandinavia y que la carta papal indicaba taxativamente que en esta juris dicción se incluía también a Groenlandia.

El privilegio fue confirmado posteriormente en 1053 y 1055. En el año 1059 Adalberto se llamaba a sí mismo «arzobispo de todos los pueblos nórdicos» .(39) Más adelante, Adam de Bromen relata que Adalberto envió al obispo Isleif (primero obispo nativo) a Islandia y Groenlandia con una carta pastoral. (40)

Los llamados Anales de Lögmann reseñan un viaje del obispo Erik en el 1112 y otras crónicas islandesas recogen un viaje del mismo obispo a «Vinland», en las costas de la península de Labrador. Una de estas crónicas añade que Isleif era obispo de Groenlandia Además, el islandés Ivar Bardarson explica en su “Descripción de Groenlandia” que una iglesia ubicada en Sandnes ejercía las funciones de catedral.

Hacia 1125 los escandinavos asentados en Groenlandia enviaron a Einar Sokkason al frente de una misión que pidió ayuda al rey noruego Sigurd Jorsalafari («el que viajó a Jerusalén») para establecer una sede obispal en Groenlandia. El rey eligió para esta misión a Arnald.

Arnald fue enviado, en consecuencia, al arzobispo Asser, que lo consagró en Lund. Durante el verano del año 1126 Arnald llegó al fiordo de Erik y la sede se estableció en Gardar, una de las localidades más importantes de la región, que contaba con tierras de buena calidad . (41)


Noruega.

Es probable que los piratas noruegos, que realizaban expediciones y navegaban cerca de la costa occidental de Europa, hayan escuchado la predicación de la doctrina cristiana, y que los cautivos que llevaban a su país hayan enseñado allí la religión católica. (42)

El rey Hákon Adelstenfostre, que se había criado en la Corte inglesa, intentó introducir el cristianismo hacia el año 950 Sus intentos encontraron cierto apoyo en Vestlande, la región que mantenía contactos más intensos con Inglaterra Sin embargo, la oposición fue tan fuerte en Trondelagen, la región más poblada en la zona central de Noruega, que el rey tuvo que abandonar su iniciativa. (43)

En Vestiagen empezaron a desarrollar sus funciones algunos sacerdotes y hacia el 970 había ya un obispo inglés Por lo que respecta al sur de Noruega, a la sazón bajo la autoridad de los monarcas de Dinamarca, la cristianización debió seguir el mismo ritmo que en este país.

La resistencia pagana en Trondelagen sólo fue doblegada hacia el 995 por un rey que ya había abrazado el cristianismo, Olaf Tryggvason. Éste tuvo un corto reinado, ya que hacia el año 1000 cayó en una batalla luchando contra los reyes de Dinamarca y Suecia El paganismo obtuvo un respiro, pero 15 años más tarde el monarca Olaf Haraldsson puso en marcha la cristianización de su nación a golpes de espada. De origen vikingo, se convirtió al cristianismo en la ciudad de Ruan y estuvo al servicio del rey exiliado Etelredo II de Inglaterra. Regresó a Noruega en el año 1015. Al ser descendiente del rey Harald I, fue reconocido rápidamente como rey y desplazó a los nobles que regían el país. Introdujo una administración central fuerte, completó la conversión, iniciada por Olaf I de Noruega, y erigió iglesias por todo el territorio.

La rebelión prendió en Trondelagen y un ejército do las gentes de la región se enfrentó a Olaf, quien fue derrotado y muerto en la batalla de Stiklestad, en 1030. De cualquier manera, el descontento contra Olaf no se debía únicamente a diferencias religiosas: Olaf se había creado muchos enemigos por su brutalidad y había cristianos y paganos en los dos bandos. (44)

De todas formas, la batalla de Stiklestad significó el final definitivo del paganismo en Noruega. Enseguida empezaron a crearse mitos sobre milagros junto a la tumba del rey y su fama de santo ahogó la última oposición pagana.

Iglesia de Borgund(Noruega)La influencia de la Iglesia alemana en Noruega era muy reducida. Los mayores impulsos llegaban de Inglaterra y tanto Olaf Tryggvason como Olaf Haraldson llevaron a Noruega obispos ingleses y abrieron el camino a la posterior influencia anglosajona sobre la Iglesia noruega. Es el santo patrono de Noruega y uno de los pocos santos de origen noruego con culto en la iglesia católica.

Una figura importante en estos primeros tiempos de la religión cristiana en Noruega fue el obispo Grimkel, que organizó la Iglesia noruega y puso en orden las formalidades viajando a la sede de Bremen y obteniendo allí los necesarios acuerdos con el Arzobispo.

Olaf Haraldson estaba muy influenciado por las ideas reformistas cluniacienses y tanto él como sus sucesores deseaban una Iglesia nacional en la que el rey gozara de una considerable autoridad. Sin embargo, a través de los citercienses, las ideas gregorianas fueron las que, apoyadas en círculos influyentes, crearon una Inerte Iglesia nacional sin parangón en el resto de Europa, que condujo a la creación de la sede arzobispal de Nidaros en el año 1 153. (45)

Al mismo tiempo, se hizo una petición de la diócesis nórdica : Dinamarca y Suecia quedaron bajo la autoridad de Lund mientras que Noruega, las Islas Feroe, Islandia, Groenlandia y las islas Shetland, Orcadas, Hébridas y Man se situaron bajo la directa autoridad del arzobispo de Nidaros.

Varios reyes quisieron hacer valer su posición, entre ellos Sverri ( 177-1202) , que intentó imponerse al arzobispo Eystein y al Papa Inocencio III, quien reaccionó con un interdicto contra el país. Así pues, el Papa protegió a la gente de Noruega contra su tiránico rey, Sverri, y luego de la muerte de éste fue árbitro entre los dos aspirantes al trono noruego.  (46)

En el 1247, el rey Hákon Hákonsson renunció, durante una fiesta de conciliación en Bergen a su autonomía. Posteriormente, en el año 1277, el rey Magnus Lagaboter y el arzobispo Jon Raude alcanzaron en Tonsberg un importante compromiso que reafirmó la victoria de la Iglesia noruega en su lucha por la independencia. (47)


Islandia.

La fuente principal de información sobre el período de asentamiento en Islandia es el Libro de Establecimientos (Landnámabók), escrito en el XII siglo. Según este libro, los marineros escandinavos por casualidad descubrieron el país. Varios viajes de ex ploración se realizaron, y posteriormente empezaron a establecerse en Islandia. Se dice que Ingólfur Arnarson fue el primer poblador. Él era un cacique noruego, que llegó a Islandia con su familia y dependientes en el año 874, construyendo su granja en Reykjavik, la actual capital de Islandia. Durante los próximos 60 años, los pobladores Vikingos de Escandinavia, de las colonias nórdicas en las Islas británicas, se instalaron en el país.

En el año 930, se estableció el Althingi (parlamento) y un código legal fue adoptado. El Althingi se reunía una vez al año en verano para adoptar leyes y dar veredictos. Había también cuatro tribunales locales y un sistema de asambleas regionales, conducidas por los caciques. En el nivel más bajo de autoridad estaban los "hreppar", o distritos locales, donde los agricultores se reunían para conducir los asuntos de la comunidad. El es tablecimiento del Althingi marca la formación de la Comunidad de Naciones Islandesas, aunque esta no tenía ningún poder ejecutivo. (48)

En cuanto a la cristianización de Islandia es necesario contemplarla como consecuencia de los acontecimientos de Noruega, patria de los colonizadores de este nuevo país, y como un reflejo de las luchas de Olaf Tryggvason contra el paganismo en Noruega, aunque también, parecer ser, que había misioneros alemanes enviados a la isla por la sede de Bremen.

La organización y costumbres de estos primitivos misioneros, los monjes irlandeses se parecen mucho a sus modelos egipcios, rivalizando con los monjes del desierto en el rigor de la disciplina y en el ascetismo de su vida. No eran sus monasterios grandes edificios cual tiempo después las abadías benedictinas, sino que consistían en agrupaciones de cabañas, rodeadas por una tapia. Además, mantenían la idea oriental de la vida eremítica como culminación del estado monacal.

No obstante, en Irlanda esta idea tomó una forma peculiar que no se encuentra en ninguna parte. Era usual, entre los monjes, dedicarse a una vida de exilio voluntario y de peregrinación. En la Crónica anglosajona (ha. 891) se dice que: “tres monjes huyeron de Irlanda en su bote sin remos porque querían vivir como peregrinos por el amor de Dios, sin preocuparse de donde estuviesen…”, caso que es típico de esta postura espiritual. (49)

Hacia finales del siglo X, algunos jefes prominentes habían adoptado ya el cristianismo y el tema fue debatido en la asamblea del Altinget (el Parlamento islandés) que se celebró el 24 de junio del año 1000. Los dos partidos -el cristiano y el pagano- aceptaron que Thorgeir, un importante jefe que se consideraba pagano, tomase una decisión que debería ser aceptada por todos.

Thorgeir, después de reflexionar brevemente, decidió que el cristianismo debía ser adoptado como religión oficial, decisión que, según parece, fue aceptada sin más oposición. Parece ser que después de su conversión Thorgeir lanzó las estatuas de los dioses nórdicos a una cascada. (50)

La «conversión» fue en realidad un acto político. Indudablemente, debió pesar el miedo a encender una guerra civil y el peligro de que los reyes cristianos de Noruega, siempre buscando la oportunidad de hacerse con el poder en Islandia, tuviesen la más mínima excusa para intervenir en los asuntos del país .

El primer obispo nativo, Isleif Gizurarson, fue ordenado en el 1056. Puesto que vivía en la granja familiar en Skálholt, en el sur, este lugar se convirtió en la primera sede diocesana de Islandia. A Isleif le sucedió su hijo, Gizur Isleifsson.

Ambos fueron ordenados para su cargo por el arzobispo de Lund, Asser, quien asimismo ordenó a sus sucesores, Magnus Hinarsson y Thorlak Runolfsson, así como al obispo Jon 0gmundsson y a su sucesor, Ketil Horsteinsson, ambos designados para la sede de Holar, creada el año 1106 en el norte del país. Durante los primeros tiempos, la Iglesia no tuvo ni posesiones ni ingresos propios; las iglesias pertenecían a los propietarios de las tierras en las que se hallaban ubicadas. (51)

En el año 1096 el Altinget dictó una ley que ordenaba el pago de diezmos. Estos in gresos eran divididos en cuatro partes iguales una para el obispo una para el sacerdote otra para la Iglesia y la ultima para los pobres. La idea era que la Iglesia se indepen dizase económicamente.

Sin embargo el resultado fue el enriquecimiento de las familias más poderosas que eran dueñas de los templos. Las leyes eclesiásticas islandesas adoptadas entre 1122 y 1133 diferían en gran manera de los cánones legales que estaban vigentes durante esta época en los de mas países occidentales. En el siglo XIII el rey de Noruega consiguió convertir Islandia en un Estado vasallo obligado a pagar impuestos a la Corona; de esta forma, los obispos islandeses - había dos- se liberaron de la influencia de los grandes terratenien tes, pero quedaron sujetos a una virtual dependencia del arzobispo de Nidaros. (52)

La Iglesia islandesa no obtuvo una independencia real hasta que en el año 1275 se le reconocieron legalmente derechos fundamentados en el espíritu de los cánones legales de la Iglesia universal. A partir de esta fecha, el poder y la riqueza de la Iglesia de Islan dia crecieron rápidamente. El primero de los monasterios del país se estableció en el año 1133 y para finales del periodo católico había ya nueve monasterios y conventos en Islandia. (53)

.El cristianismo fue pacíficamente adoptado en Islandia en el año 1000. La razón principal parece ser la presión del rey de Noruega. El primer asiento episcopal fue establecido en Skalholt en el sur de Islandia en 1056, por Ísleifur Gssiurarson. Su hijo y sucesor, Gissur Ísleifsson, estableció un segundo obispado en Hólar en la parte norte de Islandia en el año 1106. El primer monasterio en Islandia fue fundado en Thingeyri en 1133. Tanto los centros episcopales como los monasterios se convirtieron en centros de aprendizaje y literatura. (54)


Suecia.

En Suecia la actividad misionera de Ansgar había sido causa hacia el 830 de la cons trucción de un par de iglesias y otra más que se levanto hacia el 850 Pero su obra no tuvo continuidad En el oeste de Suecia actuaron misioneros alemanes e ingleses y hacia el 995 apareció un poderoso rey cristiano, Olof Skötkonung (980-1022). Olof fue bautizado en Husaby , probablemente por el misionero Sigfrid , c. 1008. Fue el primer rey sueco en permanecer en la fe cristiana hasta su muerte. Sin embargo, de acuerdo con Adam de Bremen , el hecho de que la gran mayoría de los suecos eran todavía paganos le obligó a limitar las actividades cristianas a la provincia fronteriza ya cris tiana de Västergötland .

A partir del 1022 existió ya un obispo con sede en Skara. Su nombre era Västergotland y había sido enviado por el arzobispado de Bremen. Olof Skötkonung fracasó en el intento de extender su poder a la región de Svealand, la parte oriental de Suecia, donde el paganismo se encontraba muy enraizado. (55)

La oposición al rey cristiano fue extraordinariamente fuerte y se produjeron ataques con tra los misioneros, algunos de los cuales resultaron muertos. Sin embargo, la cris tianización consiguió avances en la región de Malar, probablemente porque aquí se encontraba el comercio internacional. Sigtuna se convirtió en sede obispal en 1060. (56)

Sin embargo, la gente seguía siendo pagana pocos kilómetros más al norte condicionada sin duda, por la cercanía del gran bastión del paganismo, el santuario central de Gamla Upsala. Allí se seguían celebrando grandes festejos religiosos, según nos cuenta el clérigo Adam de Bremen en su descripción de los países nórdicos, escrita hacia el 1070. Hay que esperar a la labor de Inge el Viejo, que reinó durante los últimos decenios del siglo XI y primeros del XII, para que la resistencia pagana se viese definitivamente vencida. Inge tenía en sus metas cristianizar toda Suecia aun a la fuerza. Cerca del año 1087, Inge regresó a la Vieja Uppsala con un ejército, asesinó a Blot-Sven, e incen dió el templo pagano. Poco después recuperó el poder, que se extendió sobre toda Suecia. Era la primera vez, desde la muerte de Stenkil, que el país se unificaba. El regreso de Inge al trono supuso el fin de la religión nórdica pagana.

Según Snorri Sturluson, Inge I tomó parte en 1101 en una reunión en Noruega con los reyes Erik I de Dinamarca y Magnus III de Noruega, donde se abordaría la negociación para alcanzar una paz duradera entre los tres reinos nórdicos. De acuerdo a la crónica de Sturluson, la hija de Inge, Margarita, fue dada en matrimonio al rey Magnus III como sello de la alianza.

A petición del Papa, Inge fundó el Convento de Vreta y comenzó la construcción de una iglesia dentro de los límites del mismo, alrededor del año 1100. Según la tradición, Inge y su esposa Helena donaron una parte de las grandes tierras que poseían en la región para la construcción del convento. Una carta papal reconoce a Inge como rey de Suecia: "Ingo gloriosus Suetonum Rex - Inge, glorioso rey de los suecos". (57)

Desde Roma, el Papa Gregorio VII expresó su alegría por los progresos del cristianismo en Suecia en una carta fechada en el año 1080 y dirigida a Inge. En otra carta del año siguiente el Pontífice saca a relucir el pago de los diezmos. El culto pagano en Gamla Upsala se mantuvo hasta el 1100, pero a partir de esta fecha el cristianismo dominó ya en toda Escandinavia. Sólo determinadas minorías étnicas, como los lapones, siguieron fieles a sus creencias tradicionales. (58)

Un gran número de piedras rúnicas con elementos cristianos, que han sido fechadas en el siglo XI, demuestra que el cristianismo había sido aceptado ya entonces entre las familias más poderosas. El lenguaje religioso parece indicar que la mayoría de los misioneros procedían de Inglaterra.

Hacia el 1120 había ya establecidas seis sedes Skara, Linköping, Tuna (la moderna Eskiltuna), Strängnäs, Sigtuna y Västerás, poco tiempo después, la sede de Eskiltuna se unió a la de Västerás y hacia 1140 la sede de Sigtuna se traslado a Upsala .A mediados del siglo XII, los cistercienses se establecieron en Suecia. La Orden del  Císterproceden tes de la Abadía de Claraval en Franciafundaron el convento de Alvastra en 1164. Alvastra fue, con el tiempo, el más importante convento cisterciense del país, y dio origen a otros conventos menores. Stefan, un monje del monasterio de Alvastra, per teneciente a esta orden, fue nombrado arzobispo de Upsala y primado del país. (59)

La ceremonia tuvo lugar en Sens, en el norte de Francia, en presencia del Papa Alejan dro III, y fue oficiada por el arzobispo danés Eskil, que había tenido hasta entonces, como primado de la Iglesia danesa en Lund, autoridad sobre la Iglesia sueca. (60)

En 1274 se hizo cargo de la diócesis de Upsala el arzobispo Folke Johansson Ängel y en 1275 ascendió al trono sueco Magnus Birgersson Ladulás, con ellos se inició un periodo de grandeza para la Iglesia sueca, que en 1305 alcanzó la inmunidad respecto de los tribunales estatales. Como contrapartida, la Iglesia apoyó a la Corona a la que protegió mediante sanciones religiosas contra los revoltosos.

Esta etapa se caracterizó también por una gran actividad: se construyeron las grandes catedrales góticas, monasterios e iglesias, las órdenes mendicantes trajeron la cultura del continente y la mística penetró en la zona de la mano del dominico Pedro de Dacia (muerto en 1289), considerado como el primer escritor de la literatura sueca, calificán   dose su obra como la “vita nuova” de la literatura sueca. (61)

Sin embargo, la personalidad religiosa de más talla fue la de la mística y profetisa Brígida de Vadstena (1302-1373), que después de quedar viuda con varios hijos tuvo 700 revelaciones, recogidas en el Libro Celestial, y jugó un importante papel en la es cena religiosa europea.

Brígida, que pertenecía a una noble familia sueca, debió ser una dama de fuerte carácter, se enemistó con el rey de Suecia y tuvo que marcharse a Roma, donde también tuvo problemas con el Papa. Sin embargo, consiguió que este reconociese la orden -«Ordo Sanctissimi Salvatoris»- fundada por ella en 1346 para hombres y mujeres, que tenía su casa central en Vadstena y monasterios en los países escandinavos, Alemania, Inglaterra e Italia.

Brígida realizó en su tiempo obras de caridad, o quizás para que se entienda mejor verdaderas obras sociales. Por lo general eran las obras de una inspiración religiosa aunque no queda duda de que también dentro de la santa había una preocupación social. Brígida atendía aquellos ladrones y criminales que después de haber cumplido su condena se reincorporaban a la vida social. 

La santa sueca fue una de las personalidades de más influencia en su tiempo, no solo en el ámbito eclesiástico sino también en el civil. Son conocidas sus críticas contra el estilo de vida que los nobles llevaban: falta de sensibilidad hacia las injusticias sociales como las llamamos ahora. Tras su muerte, Brígida fue elevada a los altares. (62)


Finlandia.

Actualmente es sabido que el gran auge comercial de los eslavos orientales fue producto del intercambio cultural con pueblos escandinavos, que se establecieron en la costa rusa del Báltico y surcaron la amplia llanura a través de sus innumerables ríos. Los vikingos que se establecieron el la región septentrional de la llanura fueron llamados por los eslavos como "Varegos", que significa comerciantes, del mismo modo, los eslavos también los llamaron "Russ", de donde se cree que vendría el nombre de Rusia.

Hacia el año 1000 se produjo una expansión ruso- bizantina en las regiones orientales de Finlandia, con su consiguiente actividad misionera que terminó al parecer sin resul tados. (63)

Una modilfiación en los rituales funerarios hacia mediados del siglo X1 apunta a una cierta influencia de la religión cristiana, pero es dudoso que estas variaciones reflejen un cambio en la mentalidad pagana que reinaba entre la población. La cruzada contra los finlandeses emprendida por el soberano sueco Erik el Santo hacía el año 1150 es más leyenda que historia, pero por estas fechas aparecieron las primeras huellas de cris tianismo en las islas Aland y un poco después en la propia Finlandia, según parece desprenderse de una carta del Papa fechada en el año 1171.

El Papa, Alejandro III, menciona que había predicadores, probablemente de Suecia, que trabajan en Finlandia y estaba preocupado por el mal tratamiento recibido por los finlandeses. El Papa había ya autorizado, en 1165, al primer obispo misionero de Estonia (El obispo Fulco) a ponerse en contacto con Eskil (arzobispo de Lund) como con Stefan (arzobispo de Uppsala) Ambos habían pasado el tiempo con él en Francia donde se había desterrado en los años 1160.

 

Ninguna fuente histórica permanece que confirmaría la existencia de un obispo llamado Henry en Finlandia. Sin embargo, las cartas papales que mencionan a un Obispo no identificado de Finlandia en 1209, 1221, 1229 y 1232 han sobrevivido. (64)

 

La primera mención de un obispo en Finlandia es de una carta papal en 1209. Fue enviado al arzobispo Anders de Lund por el Papa inocente III como una respuesta a la carta más temprana del arzobispo que ha desaparecido. Según el arzobispo, el Primado de la iglesia recién establecida en Finlandia había muerto de causas naturales y la sede estaba vacante desde hacía varios años. Además, Anders se había quejado al Papa por la dificultad para conseguir que cualquiera fuera obispo en Finlandia y planteaba que  designara a algún obispo suficientemente preparado para trabajar en Finlandia. El Papa aprobó la suposición del arzobispo sin poner sus opiniones en duda. Es significativo que el arzobispo de Uppsala, Valerio (1207–1219/1224), también estaba en Dinamarca en tonces, temporalmente desterrado de Suecia después haberse aliado con el rey des tituido Sverker II de Suecia, exiliado también en Dinamarca.

 

Finalmente, el Papa Honorio III designó al Primado de Finlandia, como se constata por una carta dirigida a un obispo sin nombre de Finlandia en 1221. Según la carta, el arzobispo Valerio había seguido la situación en Finlandia y había enviado un informe al Papa, preocupado por una posible amenaza de "bárbaros" no identificados. Es notable que cuando el Papa citó a Valerio en su carta, llamaba a la iglesia finlandesa como “recién” establecida, la misma opinión que Anders había hecho 12 años antes, añadien do, además, que la apoyaron “unos pocos hombres nobles”. La lista de obispos suecos que conocemos de esta época se debe a la coronación del rey John Sverkerson del año 1219 y menciona a los obispos que han estado presentes en la coronación. Finlandia así como Wäxjö no están en esta lista lo cual puede dar a entender que los obispos finlan deses dependían de los de Suecia. El arzobispo Valerio murió el 7 de abril de 1219, y fue enterrado en la antigua iglesia de Uppsala. (65)

 

No obstante, parece ser que la designación de los obispos para Finlandia no dependía de Suecia sino de Dinamarca. Como una prueba suplementaria de esto, cabe señalar que, el sistema de impuestos finlandés antiguo de la iglesia tiene sus raíces en Dinamarca, no en Suecia. Y lo mismo sucede para los impuestos en las Islas Åland y al viejo sistema monetario finlandés. Como J. W. Ruuth indicó: “ Finlandia estaba entonces bajo el control danés y no era un territorio de  misiones sueco”. (66) Según los anales daneses del siglo XII se realizaron numerosas expediciones misioneras a Finlandia. (67)

Hacia el año 1200, Inocencio III envió como misioneros a algunos monjes dominicos ingleses, pero hay que esperar hasta 1220, aproximadamente, para recoger los frutos de la labor del obispo misionero Tomás, que recibió un gran apoyo del papado. En 1229, a orillas del río Aura, los Dominicos establecen un convento en Turku (que significa mer cado en finés) siendo su primera capital política y también la primera sede eclesiástica con el establecimiento del Obispado y la construcción de su catedral, consagrada en 1300 y dedicada a la Virgen María y al primer obispo finlandés San Enrique. (68)

En 1240 el zar ruso Alejandro Nevski derrotó a un ejército cruzado formado por fuerzas alemanas, noruegas, suecas y finlandesas. Gracias a esta victoria, el zar cerró el paso a la influencia occidental en suelo ruso y en parte también en el finlandés. Alejandro Nevski, héroe ruso, fue proclamado santo por la Iglesia rusa por resistir ante los cruzados. En 1252, Batú Kan, lo nombró gran príncipe de Vladímir. (69)

Pero en la segunda mitad del siglo XIII y aprovechando la debilidad rusa como consecuencia de los ataques mongoles los reyes suecos pudieron ganar terreno en Finlandia y fundaron en Abo -actual Turku- el primer obispado de la Iglesia finlandesa, que se puso bajo jurisdicción del arzobispo de Uppsala. La Iglesia se consolidó, algunos años después, con la institución de los diezmos y las actividades de las órdenes men dicantes en Abo (Turku) y Viborg, así como de las comunidades birgittmas (creadas por Santa Brígida) que se establecieron en Nádendal. El ministerio apostólico de Santa Brígida no se reducía a la práctica de las buenas obras ni a exhortar a los pobres ya los humildes. En cierta ocasión, fue a un gran monasterio para reprender al abad, "un hombre mundano que no se preocupaba absolutamente por las almas".  (70)

Desde el primer momento la Iglesia finlandesa gozó de una gran autonomía, debida en parte a la lejanía respecto del centro de poder sueco y en parte a las diferencias lingüísticas. Las relaciones de la Iglesia finlandesa con Alemania, las conexiones de las órdenes mendicantes y el elevado número de religiosos finlandeses que se formaron en las universidades europeas reforzaron su independencia respecto de Suecia. (71)


La Unión de Kalmar.

La Unión de Kalmar, construcción política que unió bajo una sola Corona a todos los países nórdicos, tuvo también una gran influencia en el terreno religioso y en la for mación de las iglesias nacionales. Cuando en 1375 murió el rey danés Valdemar Atter dag, su hija Margarita I, reina de Noruega por su matrimonio con el rey Hákon, negoció con la Hansa el reconocimiento de su hijo Olaf como rey de Noruega y Dinamarca. (72)

En 1380 se declaró a Olaf heredero del trono de Suecia, pero murió tan solo cinco años después, en 1385, pasando sus derechos a Erik, duque de Pomerania y sobrino nieto de Margarita. Los nobles suecos, rebelados contra Albrecht de Mecklemburg, reconocieron también a Margarita como reina en la batalla de Falköping (1389), Albrecht fue derrotado y muerto, los tres países escandinavos se unieron. (73)

Margarita quiso convertir la Unión en permanente y durante el verano de 1397 convocó a la nobleza noruega, danesa y sueca en Kalmar (el 25 de septiembre en el castillo de Kalmar, Suecia). En esta ciudad Erik fue solemnemente coronado y se redactó el documento de la «Unión do Kalmar». El tratado estipulaba una unión eterna de los tres reinos (Noruega, Suecia y Dinamarca) bajo un solo rey, pero seguían rigiéndose por separado en cuestiones internas y de acuerdo con sus leyes antiguas, (como el fun cionamiento de sus respectivos ayuntamientos), pero la política exterior iba a ser llevada conjuntamente por la Unión encabezada por el rey. Este tratado de unión fue impulsado por las apetencias de la nobleza danesa sobre los asuntos noruegos, pese a los grandes recelos suecos.  Por supuesto, Islandia y Finlandia, estados vasallos de Noruega y Suecia respectivamente, pasaron también a formar parte de la Unión. (74) En el aspecto religioso, Margarita protegió a las órdenes birgittinas y apoyó su expansión en toda Escandinavia.

La reina, que había sido educada en Vadstena, trabajó incansablemente para que Brígida fuese elevada a los altares. Otros monasterios de la orden se fundaron en las cercanías de Bergen (Noruega), así como en Maribo y Mariager (Dinamarca), y las conexiones familiares de la casa reinante permitieron fundar otros monasterios en Inglaterra y Baviera. La orden de Santa Brígida es el único movimiento religioso nórdico que ha conseguido extenderse al resto de Europa. (75)

La reina Margarita supo aprovechar el temor que la Iglesia sentía a perder sus privilegios en tiempos tan turbulentos y con promesas de paz y de diversas mejoras para el clero consiguió atraerla a su lado. De acuerdo con la Curia, la soberana implantó en Suecia, Dinamarca y Noruega un control absoluto sobre los nombramientos de los puestos más elevados de la jerarquía eclesiástica en las respectivas iglesias. (76)

Margarita, que veía claramente que esta organización religiosa contenía elementos que podían fortalecer los postulados políticos de la Unión de Kalmar, utilizó todo su pres tigio y todo su poder financiero para apoyar la elevación a los altares de la profetisa y la expansión de la orden de Santa Brígida. (77)

Erik VII de Pomerania (1412-1439), sobrino y sucesor de la reina Margarita, heredó un gran poder al gobernar todos los países escandinavos. Favoreció los tráficos comerciales de ingleses y holandeses en el Báltico, para contrarrestar de esta forma la hegemonía hanseática. Sin embargo, las costosas guerras le acabaron convirtiendo en un rey impopular, por lo que fue derrocado. (78)

Tras un periodo de crisis del poder real, Christian I de Oldemburgo, duque de Schleswig y Holstein (1448-1481). Nació en febrero de 1426 y murió en mayo de 1481, a la edad de 55 años. En 1451 estalló una sangrienta guerra entre Dinamarca y Suecia por motivo de la posesión de Gotland. En 1457, Carlos fue derrocado de Suecia, y los regentes Jöns Bengtsson y Erik Axelsson, partidarios de la Unión de Kalmar, llamaron a Cristián para que ocupase el trono sueco. El monarca danés llegó a Suecia ese mismo año, y el 29 de junio de 1457 fue coronado en Uppsala como rey de Suecia. El nuevo monarca tuvo que hacer frente a una nueva sublevación sueca en 1464, encabezada por el noble Sten Sture I. Pese a los esfuerzos daneses por sofocar la revuelta, el ejército real fue derrotado en Brukemberg (1471). (79) Juan, hijo del rey Christian I, fue elegido rey de Dinamarca (1481-1513) prosiguiendo las luchas contra los suecos, quienes no abandonarían oficial mente la unión hasta 1523, en tiempos de Christian II (1513-1559). (80)

Tras fallecer el rey Juan de Dinamarca, en 1513, algunos nobles daneses rechazaron a Christián y quisieron ofrecer la corona a su tío Federico, pero finalmente Christián fue reconocido como rey, después de haber expedido ciertos compromisos que daban a la nobleza y al clero un incremento en sus poderes, al tiempo que reducía el poder del rey. Asimismo, le tuvo que reconocer al pueblo el derecho a levantarse en armas si el rey no cumplía con lo establecido. Tras el «Baño de Sangre de Estocolmo» que realizó el rey danés Christian II en 1520, los días de la Unión estuvieron contados. Cien nobles suecos fueron ejecutados en esta batalla. Por otra parte, ya desde 1513, había comenzado el auge del protestantismo, que acabó imponiéndose en todos los países nórdicos en 1536. Pero ésta es otra historia. (81) 


CONCLUSIONES

Los denominados países escandinavos fueron los últimos pueblos de Europa en conocer la fe católica, casi un milenio más tarde que Roma o sus provincias periféricas. Los primeros contactos con el cristianismo se producen de forma violenta ya que al ser paganos no tenían el menor reparo en atacar e incendiar conventos e iglesias.

Sus ataques y su aparición en la escena política europea comenzaron con el saqueo del monasterio de Lindisfarne (793) en el norte de Gran Bretaña. Los monasterios, que acumulaban amplias posesiones, alimentos y cobijo, son objetivo de sus siguientes ataques, que se producen con gran facilidad y rapidez (al fin y al cabo, los monjes no podían defenderse). En 794, son saqueados el monasterio de la isla escocesa de Iona, los monasterios de Jarrow y Monkwearmouth en la costa inglesa y el monasterio de Inishboffin en Irlanda. Dichos ataques se repetirían en los años siguientes, azotando la zona. No obstante, hay que tener en cuenta que la mayoría de fuentes de esa época fueron redactadas por los pueblos atacados, por lo que es posible que muchos de los datos estén exagerados. De hecho, los ataques fueron vistos en muchos casos como herejías por los monjes de los monasterios, ya que suponían un ataque directo a Dios. 

En 799, los vikingos se empiezan a aventurar lejos de esa zona y arriban por primera vez a la costa francesa en Bretaña. El estuario del Loira y las islas de la región fueron víctimas de las razas vikingas. En el 820, ya una flota de 13 navíos ataca por el Sena. En 834 se tienen noticias de sus primeros ataques a los Países Bajos. 

Los anales y crónicas de los dos siglos siguientes están repletos de relatos aterradores. Su actuar violento aterrorizó a las antiguas comunidades que, aunque acostumbradas a la guerra, no tenían forma de prever cuándo habría una incursión y sufrían una carencia de poderes fuertes en los comienzos de la Edad Media que favoreció el desarrollo del sistema feudal en Europa.

No obstante, los ataques vikingos a los pueblos occidentales europeos junto con las relaciones comerciales más o menos estables con dichos pueblos van, poco a poco, a conllevar la asimilación de las culturas y religión cristiana en los pueblos escandinavos. De hecho los primeros en llevar la fe cristiana a los países nórdicos fueron prisioneros de guerra británicos y franceses. Posteriormente lo harían, no sin sufrir grandes riesgos, los misioneros, monjes y monjas de diversas órdenes religiosas (Benedictinos, Dominicos, Franciscanos y la orden de Santa Brígida, principalmente).

Otro hecho destacable es la gran dificultad y oposición con la que se encontraron los misioneros y misioneras para enraizar el cristianismo en los países escandinavos que, en algunos casos, supuso más de dos siglos de avances y retrocesos en el asentamiento de la fe en Cristo. Sabemos que Ebbo, arzobispo de Reims, tuvo contactos con el rey danés Harald Klak, a mediados del s. IX, para que abrazase el cristianismo pero no lo pudo conseguir. Este suceso no se puede considerar como aislado sino que hubo alguno más.

No obstante, el cristianismo, en un principio, no se propaga entre el pueblo llano o súb ditos como ocurrió siglos antes en la civilización romana, sino que los primeros en bautizarse e iniciar la senda católica fueron algunos reyes vikingos. A fines del siglo X, el rey danés se bautizará y con el gran parte de su pueblo. En la misma época el rey noruego Olf Tryggvason se convertirá al cristianismo junto con gran parte del pueblo noruego aunque se mantenían algunos focos de paganismo en el norte del país. Suecia mantuvo sus creencias paganas hasta principios del s.XII.

En un principio, en bastantes ocasiones, los reyes vikingos se bautizaban obligados por el rey franco o inglés cuyos países ya llevaban varios siglos cristianizados, con una cultura centrada en Jesús y sus Evangelios que se reflejaba tanto en el arte como en las letras y una jerarquía eclesiástica claramente establecida. Para evitar una guerra algunos reyes vikingos se convirtieron al cristianismo más por necesidad que por convicción.

La resistencia a abandonar el paganismo fue importante, por parte de algunos miembros de la nobleza vikinga y del pueblo llano llegando, en algunos casos, hasta el punto de ser asesinado algún rey vikingo por abrazar el cristianismo; posteriormente serían llevados a los altares y venerados como santos. Entre los primeros reyes escandinavos mártires estarían: Gudrod de Gudbrandsdal y Olaf II El Santo (reyes noruegos ss. X-XI), San Harold Bluetooth y San Canuto IV (reyes daneses, ss.X-XI) o Erik IX rey de Suecia (s.XII).

A partir de los siglos XIII y XIV, la iglesia católica estará ya plenamente consolidada en todos los territorios escandinavos. Con la Unión de Kalmar se fortalecerá el poder político que estará centralizado en la figura de un solo rey para los tres países (Noruega, Dinamarca y Suecia) se desarrollará el comercio hacia oriente (principalmente hacia Rusia y Bizancio) mientras que la religión católica será la única de toda la Unión gozan do del beneplácito del poder rey. La iglesia nórdica, en estos momentos, mirará más hacia oriente teniendo a Kiev y Bizancio como centros cristianos predominantes. De ahí que no sea ninguna casualidad el asentamiento del culto cristiano ortodoxo en la región oriental de Finlandia.

El cristianismo tardo casi un milenio en tocar suelo escandinavo, más de dos siglos en asentarse definitivamente y poco más de tres en desarrollarse y conseguir su estabilidad y plenitud ya que, a principios del s. XVI, el protestantismo se asentará en la mayor parte de estos países. Así pues, tan solo el cristianismo católico se pudo desarrollar plenamente poco más de 300 años en los países nórdicos de Europa.


Notas bibliográficas.

(1)ec.aciprensa.com/wiki/Adam_de_Bremen.https://es.scribd.com/.../Adan-de-Bremen-Hechos-de-los-obispos-de-la-ig...

(2)gw.geneanet.org/samlap?lang=es&i=9909.www.lluisbelenes.es/escandinavia.htm

(3)Enrique Bernárdez: Las sagas nórdicas (En PDF). Antonio Bravo García: Los lays heroicos y los cantos épicos cortos en el inglés antiguo. Universidad de Oviedo. 1998.

(4)www.icarito.cl/bibliografias/articulo/c/2009. 238-4156-9-carlomagno.shtml

(5)www.es/ivorra/Historia/AEM/siglo IXb.htm

(6)ec.aciprensa.com/wiki/Ebbo

(7)Extracto de los Annales regni Francorum, año 826. Ver también Extracto de As  trónomus, año 826. Extracto de los Annales Xantenses, año 826 y Extracto de La Vida de Anskar, año 826.

(8)Johannes Brondsted: The Vikings. 2004.

(9)Arne Emil Christensen: “Los Vikingos”. (En PDF)

(10)Rimbert: Vita Ausgari. (17–18). Ian Madera: La Vida del Misionero Santos y Evangelización de Europa. (400-1050). Londres. 2001.

(11)Francis J. Tschan: Historia de los arzobispos de Hamburgo-Bremen. Nueva York. 1959.

(12)www.arteguias.com/historiavikingoshtm.www.muyinteresante.es/historia/articulo/vikingos-los-gigantes-del-norte

(13)Adán de Bremen: Gesta Hammaburgensis Ecclesiae Pontificum.

(14)www.mercaba.org/Rialp/D/dinamarca_hist_dela_iglesia.htm

(15)Chronicon Benedictobura num, in quo. Historia germaniae… arcadiego. blogspot.com.es ideasecundaria.blogspot.com.es

(16)http://whc.unesco.org/en/list/697

(17) Fabricius, L. P.: Danmarks Kirkehistorie. Copenhague. 1934.

(18)www.diomedes.com/Inglaterra1b.htm
(19)Gwyn A. Jones: History of the Viking. New York. 1984.

(20)Stefan Pajung: Knud den Hellige, 1042-1086. 2010. www.hiru.com

(21)www.biografiasyvidas.com/biografia/e/erik_ejegod.htm lalupa.com› Educacion y referencia › Biografias

(22)http://danmartshistorien.dk/leksikon-og-kilder www.denstoredanske.d.k/…og. .../ Knud_Lavard y www.visitringsted.dk/danmark/knud-lavards-kapel-gdk619926

(23)http://www.amigosdelromanico.org/inventario/escandinavia/inv_romanico_dinamarca.html http://spanien.um.dk/es/cultura-danesa/patrimonio-cultural/

(24)www.mercaba.org/Rialp/D/dinamarca_hist_dela_iglesia.htmhttp://www.iglesia pueblonuevo. es/index.php?codigo=enc_suecia

(25)Encyclopaedia Britannica: “Absalon”. Cambridge University. 1911. Artikel Stefan Pajung: Absalon. Universidad de Aarhus. 2009. http://www. lonely planet. es/destino-europa-dinamarca-copenhague-47-historia. html

(26)Vicente Almazán: Las cartas de Pedro de Dacia y Cristina Stommela. Biblioteca Dominicana. Salamanca. 2004.

(27)Jarl Gallen: “Kulturleksikon for Nordisk Middelalder”. Tomo II. Cols. 607-609.

(28)J. E. Eyries y Jean Baptiste Benoît: Historia de Dinamarca. 1845. Palle  Lauring:  A History of Denmark. 1995. www.copenhague.info/historia-dinamarca/

(29)www.mcnbiografias.com

(30)Saga de Olaf Tyggvason, Cap. 91 y ss.

(31)Saga de Erik el Rojo.

(32)The Vinland sagas: the Norse discovery of America: Graendlendinga saga and Eirik´s saga. Caps. V y VIII. 1965. Viaje del eclesiástico anglosajón Ionus a Vinlan dia (1059).

(33)es.sliderhare.net/yaguaraiva/mitóloga-nrdica-30018998

(34)Saga de Eirik. Cap. V.

(35)http://issuu.com/revistaabacus/docs/abacus_especial_el_temple_antes_del

(36) Saga de Eirik y saga de los groenlandeses.

(37)Sagas islandesas.

(38)Charles Henry Robinson: The conversión of Europe. London. 1917.

(39)Juan Basilio Santoro: Flos Sanctorum y vidas de los sanctos. Madrid. 1576.

(40)www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=enc_islandia

(41)mitologias.readthedocs.org/en/latest/modules/.../cristianizacion.html

(42)John Fletcher y Alfonso Ropero: Historia General del Cristianismo. Barcelona. 2008.

(43)http://www.newadvent.org/cathen/07116b.htm

(44)Meddelelse fra biskop Bernt Eidvig. Con. Reg. av Oslo.

(45)Ecclesiastical calendar of the Archidiocese of Nidaros.

(46)ec.aciprensa.com/wiki/Papa__Inocencio_III y Sturluson, Snorri: History of the King of Norway. University of Texas. 1991.
(47)Sturla: The Saga of Hakon . The Saga of Magnus, London. 1964.

(48)www.espana.is/historia.html

(49)Christopher Dawson: Los orígenes de Europa. Madrid. 2007.

(50)Anónimo: Saga de los Islandeses

(51)Thingvellir.is //history/ christianity.aspx

(52)es.knowledger.de/0742844/ArchidiocesisDeNidaros

(53)http://www.lonelyplanet.es/destino-europa-irlanda-32-historia.html

(54)Mª Pilar Fernández y Manríque Antón: Antología de la literatura nórdica antigua. Universidad de Salamanca. 2002.

(55)textos-españoles.es/olof_skötkonung y http://genealogics.org/getperson.phpiper sonlD

(56)campodocs.com/revista-digital-educacion…/contenido-2081.html
(57)http://wiki.abogadourbanista.com/index.php/Inge_I
(58)Rapp, Ole Magnus; Catherine Stein: Sámis don´t want to be “Lapps”. Aften  posten. 2008.

(59)www.cyclopaedia.es/wiki/Abadia_de_Alvastra

(60)www.mercaba.org/Rialp/D/dinamarca_hist_dela_iglesia.htm

(61)Vicente Almazán: Historia de una Amistad. Las cartas de Pedro de Dacia y Cristina Stommeln. Biblioteca Dominicana. Salamanca. 2004.

(62)Trygge Lundén: Misioneros, santos y fundadores de la iglesia de Suecia. 1983. equsalbus.blogspot.com.es/2009/10/santa-brigida-de-suecia.html

(63)Matia Casali Guidugli: “Los principados nórdico-eslavos”. En www.monografi  as.com

(64)http://193.184.161.234/DF/detail.php?id=801232. http://www.narc.fi/Nacional  de Finlandia y Diplomatarium Fennicum.

(65)Chronicon medieval rerum Sveogothicarum y Chronogia Vetus.

(66)J.W. Ruuth: Viborgs Stads Historia. 1906.

(67)Anónimo: Crónica de Roskilde. Saxo Gramático: Gesta Danorum. (s.XII) Sven Aagesen: Brevis Historia Regum Dacie. 1186/87.

(68)Jarmo Virmavirta: Finland´s city of Turku. 2004.

(69)www.lonelyplanet.es/destino-europa-rusia-89-historia.html

(70)www.corazones.org/santos/brigida.htm
(71)L. J.  Rogier y otros: Nueva Historia de la Iglesia: La Iglesia en la Edad Media. Madrid. 1977. John Binns: Las Iglesias cristianas ortodoxas. 2002.

(72) Jacques Le Goff: La Baja Edad Media. Colección Historia Universal s. XXI. Madrid.

(73)http://empires.findthedata.org/q/41/2513/How-large-was-the-kalmar-Union-at-its-greatest-extent

(74)campodocs.com/revista-digital-educacion-tecnologia-educativa/contenido-2130. html

(75)antoniolinage.blogspot.com.es/2010/08/fecundidad-en-la-otra-orilla.html

(76)http://www.mujeresenlahistoria.com/2011/06/la-union-de-kalmar-margarita-i-de.html

(77)http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/cb343785784/date
(78)http://www.denstoredanske.dk/Danmarks_geografi_og_historie/Danmarks_historie/Danmark_f%C3%B8r_Reformationen/Erik_7._af_Pommern?highlight=erik%20af%20pommern

(79)http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.unofficialroyalty.com/royal-burial-sites/danish-royal-burial-sites/house-of-oldenburg-1448-1863 /&prev=search

(80)www.artehistoria.com/v2/contextos/1214.htm

(81)C. F. Allen: De tre nordiske Rigers Historie under Hans, Christien…1864-72 y

Erik Arup: Kong Christien. 1947.  

Bibliografía.

·         Algermissen, K.: Iglesia católica y confesiones cristianas. Madrid 1964.

·         Anónimos: Sagas de los islandeses. Sagas de los groelandeses. Saga de Njál. Saga de Erik el Rojo. Saga de Hragnkel, Saga Sögubrot. Saga de Joras el Vikin go. Saga Knytling. Mágus saga jarls. Saga de Ragnar. Crónica de Roskilde. Annales Bertiani. Annales laureshamenses.

·         Butler, Albano: Vidas de los Padres, Mártires y otros principales. Valladolid. 1790.

·         Colum, Padraic: The Children of Odin: A Book of Northern Myths, ilustrado por Willy Pogány. Nueva York, Reimpreso en 2004.

·         Crossley-Holland, Kevin: The Norse Myths. Nueva York: También lanzado como The Penguin Book of Norse Myths: Gods of the Vikings. 1981.

·         De Fulda, Rudolf: Annales fuldenses. Año, 838.

·         Derry, T. K. A History of Scandinavia: Norway, Sweden, Denmark, Finland and Iceland. University of Minnesota. 1979. 

·         Donado Vara, Julián Y Echevarría Arsuaga, Ana. La Edad Media, siglos V-XII. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces, S.A.

·         Eginhardo: Annales regni francorum. Siglo IX.

·         Ehrhard-W. Neuss: Historia de la Iglesia, III. Madrid. 1961.

·         Eyries, J. B.; Baptiste Benoît, Jean: Historia de Dinamarca. Barcelona. 1845.

·         Fabricius, L. P.: Danmarks Kirkehistorie. Copenhague. 1934.

·         Foxe, John: El Libro de los Mártires. Barcelona. 1991.

·         Gerward: Annales Xantenses. Siglo IX.

·         González, Justo L.: Historia del Cristianismo. Miami. 1994.

·         Kent Neil. Historia de Suecia. Barcelona. 2011.

·         Kirby, David: Historia de Finlandia. Barcelona.

·         Kraut, A.: Bullarium danicum, 1198-1316, Copenhague. 1931-32.

·         Keary, A & E: The Heroes of Asgard. Nueva York. 1901. Norse Stories Retold from the Eddas. Mead and Company. Proyecto Baldwin: Historias nórdicas recontadas de las Eddas. 1909. 

·         Koch, H.: Danmarks kirkes historie.  Copenhague. 1950.

·         Lanceros, Paxti: El destino de los dioses. Madrid. 2001.

·         Lauring, Palle: A History of Denmark. 1995. 

·         Le Bas, Fhillippe: Historia de Suecia y Noruega. Barcelona. 1845.

·         Lecouteux, Claude: Pequeño Diccionario de Mitología Germánica.1995.

·         Le Goff Jacques: La Baja Edad Media.Colección Historia Universal s. XXI. Madrid.

·         Llorca, B., García Villoslada y J. Montalbán: Historia de la Iglesia católica. Madrid 1963.

·         Mackenzie, Donald A.: Teutonic Myth and Legend. Nueva York .1934.

·         Moltesen, L.: Acta pontificum danica, 1316-1536. Copenhague. 1940-43.

·         Munch, Peter Andreas: Norse Mythology: Legends of Gods and Heroes.. Nueva York. 1927. 

·         Niedner, Heinrich: Mitología Nórdica. Barcelona. 1997.

·         Otto, A. J.: Denmark, en New Catholic Enc., IV. Nueva York. 1967.

·         Sturluson, Snorri: Historia de los Reyes de Noruega. (1225). Impreso por la Universidad de Texas. 1992. Textos Mitológicos de las Eddas. Madrid. 1987.

·         VV.AA: La Iglesia Católica en Europa. 2005.

 

_Webgrafía.____________________________________________________________

 

·         arcadiaeg0.blogspot.com/.../harald-blatand-el-rey-de-dinamarca-del.html

·         campodocs.com/articulos-noticias-consejos/article_131874.html

·         curiosidades.batanga.com/4379/3-mitos-sobre-los-vikingos

·         danmarkshistorien.dk/.../kalmarunionen-1397-1523/

·         es.slideshare.net/.../los-vikingos-caractersticas-econmicas-sociales-poltica...

·         es.thefreedictionary.com/Unión+de+Kalmar

·         heathenpride-aladecuervo.blogspot.com/.../evidencias-de-los-primeros.ht...

·         html.rincondelvago.com/mitologia-nordica.html

·         https://www.ucm.es/.../621-2013-11-21-San_Olaf_HELENA_CARVAJA...

·         lavozdelossinvoz.es/2013/10/20/la-cultura-vikinga/

·         mitologias.readthedocs.org/en/latest/modules/.../cristianizacion.html

·         osmartujefe.blogspot.com/

·         pueblosoriginarios.com/primeros/vikingos.html

·         http://suite101.net/article/cuando-los-vikingos-abrazaron-el-cristianismo-a25886#.VM6A4dKG_Ss

·         https://sweden.se/other-languages/.../Historia-de-Suecia-high-resolution.p...

·         sakasti.evl.fi/sakasti.nsf/0/.../$FILE/el_cristiano.pdf

·         thevalkyriesvigil.com/.../sociedad-vikinga-i-el-papel-de-la-mujer-en-la-s...

·         www.abc.es/cultura/.../abci-mujeres-vikingas-guerreras-201409031235.h...

·         www.arteguias.com/historiavikingos.htm

·         www.artehistoria.com/v2/contextos/1786.htm

·         www.britannica.com/EBchecked/.../Kalmar-Union

·         www.guiadelmundo.org.uy/cd/countries/dnk/History.html

·         www.historia-religiones.com.ar/la-religion-en-la-antigua-region-escandin...

·         www.ikuska.com/europa/datos/historia/dinamarca.htm

·         www.lacrisisdelahistoria.com/union-de-kalmar/

·         www.mercaba.org/Historia/Religion/Juan%20Bosch%20-%20Culturas%2..

·         www.mgar.net/var/vikingos1.htm

·         www.mgar.net/var/vikingos3.htm

·         www.netpublikationer.dk/um/8883/html/printerversion_chapter01.htm

·         www.portalplanetasedna.com.ar/barbaros2.htm

·         www.redaccion-digital.com.ar/vikingos.htm

·         www.sverigeturism.se/.../society/.../kalmar-union.ht...

·         www.visitdenmark.es/es/denmark/historia/la-dinamarca-vikinga

·         www.visitnorway.com/es/acerca-de-noruega/historia/los-vikingos/ www.visitoslo.com/es/articulos/vikingos/

Búsqueda en la Revista

Números publicados [2007-2019]

Nº 41. LA NARRACIÓN HISTÓRICA.

Nº 40. APRENDER.

Nº 39. INVESTIGACIÓN SOCIAL.

Nº 38. TEORÍA Y PRÁCTICA.

Nº 37. EL ESPACIO HISTÓRICO.

Nº 36. LA IDENTIDAD EN LA HISTORIA.

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Ver Listado completo.

Traducción

Free Website Translator

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración