Magister Vitae.

"Ranke y la interpretación histórica".

 

 Diana Armas Dueñas.

 

Escritora. IPS (España).

 

"Sería, pues, poco menos que inútil todo buen deseo de restauración del orden social-condición indispensable de la felicidad temporal- si previamente no pusieramos la esencialísima de toda acción: la extirpación de los falsos dogmas en el campo de la ciencia política" (Víctor Pradera, 1932).

 

 

El legendario historiador prusiano Leopold Von Ranke resumía, así, la esencia que, a nuestro juicio, debe poseer la historia como ciencia: “se ha dicho que la historia tiene como misión enjuiciar el pasado e instruir el presente en beneficio del futuro. Misión ambiciosa, en verdad, que este ensayo no se arroga. Nuestra pretensión es más modesta: tratamos simplemente de exponer como ocurrieron, en realidad, las cosas” (pág. 37). Así publicó la primera obra de tipo historicista contemporánea: en 1824 vio la luz la Historia de los Pueblos Romanos y Germánicos (1.494-1.514). Ranke situó el método en la narración histórica, fundada en la fiabilidad de la la fuentes primarias, pero bajo el prisma, propio de su época y su interés, de la política nacional y de la internacional (Aussenpolitik); así, su misión científica se situaba en describir la historia "wie es eigentlich gewesen ist".


El alemán, historiador y filólogo en la Universidad de Leipzig y Berlín, señalaba que a partir del estudio de los hechos “en particular”, trabajos “a ratos duro, incoherente, incoloro y fatigoso”, se buscaba “en su comprensibilidad humana, en su unidad y en su plenitud”. Palabras que pese a las diferencias ideológicas y temporales, suscribiríamos como posición teórica fundamental en el “arte de escribir la historia”. “No cabe duda de que para el historiador es ley suprema la exposición rigurosa de los hechos, por muy condicionados y carentes de belleza que estos sean”, proseguía von Ranke (pág. 38).

 

En este tercer número de La Razón histórica, tras la huellas del pionero de la historiografía contemporánea, de la ciencia histórica, realizamos un recorrido por distintas maneras de afrontar y hacer la Historia, con mayúscula. Comenzamos con la interpretación del jurista de Estado Rodrigo Fernández Carvajal sobre “el pensamiento histórico”, a cargo de nuestro colaborador Sebastián Dueñas. Continuamos con el análisis del “tiempo histórico” del historiador germano Reinhart Koselleck, esencial en nuestro trabajo editorial, de la mano de J.E. Armas. A continuación el historiador Sergio Fernández Riquelme intenta descifrar las claves de la “historia como posibilidad”, contenida en el trabajo del filósofo hispano Xavier Zubiri; Raúl J. Martínez nos adentra posteriormente en la “historia como sistema” del insigne José Ortega y Gasset. Para finalizar, recuperamos un texto representativo del pensamiento corporativo del renovador del tradicionalismo hispano, Juan Vázquez de Mella, y analizamos la Historia en el pensamiento liberal del filósofo Raymond Aron.


Véase Leopold von Ranke, Pueblos y Estados. México, FCE, 1979.

 

 

 

La Razón Histórica, nº3, 2008 [2], ISSN 1989-2659. © IPS.

 

Free Website Translator

Números publicados [2007-2018]

Nº 41. LA NARRACIÓN HISTÓRICA.

Nº 40. APRENDER.

Nº 39. INVESTIGACIÓN SOCIAL.

Nº 38. TEORÍA Y PRÁCTICA.

Nº 37. EL ESPACIO HISTÓRICO.

Nº 36. LA IDENTIDAD EN LA HISTORIA.

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Ver Listado completo.

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración