Sergio Fernández Riquelme. Metodología c
Documento Adobe Acrobat 281.3 KB

Metodología cualitativa de Investigación en Ciencias Sociales. De la justificación a la explicación.


Sergio Fernández Riquelme.

 

Profesor de la Universidad de Murcia (España).

 

 

Resumen. Investigar cualitativamente supone conocer, registrar, narrar y difundir la información sobre la expresión sociocultural de los comportamientos y relaciones de los protagonistas del hecho o fenómeno objeto de estudio. En este artículo resumimos los principales rasgos de la misma, y aportamos un modelo de Investigación centrada en el estudio de las “cualidades” de la acción y comunicación social expresadas desde el lenguaje (en su significado conceptual y en el sentido de su discurso), señalando las claves fundamentales del método cualitativo, las fases generales de su proceso de desarrollo, sus principales estrategias y técnicas, y la difusión de conocimiento obtenido a través de los nuevos instrumentos y redes de difusión digital y global

Palabras clave. Conceptos, Cualidades, Cualitativo, Investigación, Lenguaje, Narración.

 

 

 

INTRODUCCIÓN. LAS ESTRATEGIAS CUALITATIVAS EN INVESTIGACIÓN.

Necesitamos saber cuáles son las causas y las consecuencias de lo que hacemos y que decimos en nuestra convivencia. Queremos conocer el origen y el impacto de los problemas sociales que nos afectan y nos pueden afectar. Tenemos que comprender lo que ha pasado y está pasando en la vida diaria y en el mundo que nos rodea. Y debemos comunicar a la comunidad aquello que se descubre y aquello que se debe descifrar.

El método cualitativo en las Ciencias Sociales constituye un instrumento científico esencial para afrontar dichas exigencias en un mundo ahora globalizado. Un conjunto de métodos y estrategias de Investigación sociocultural, de base lingüístico-semiótica, que estudia, valora e interpreta los hechos o fenómenos sociales, más allá o de manera complementaria a la dimensión cuantitativa; y lo hace, desde el estudio de la interacción y la comunicación humana (en sus palabras y en sus obras) mediante un conjunto de técnicas de recogida de información, de análisis  y de interpretación:

Ø  Recoge, de manera empírica y sistemática, la información necesaria para la Investigación desde el lenguaje presente en el comportamiento (de la conducta a la cognición) y en las relaciones de los protagonistas (en sus creaciones y comunicaciones) del hecho seleccionado para el estudio (micro o macrosocialmente).

Ø  Estudia, describe y comprende dicha información de partir de lo que dicen los protagonistas del hecho desde la palabra (en la comunicación) y desde la acción (en las creaciones materiales y simbólicas) en el escenario social y cultural en el que viven y sobre el que piensan.

Ø  Y sintetiza e interpreta dicho hecho desde la posible objetividad de su significado (conceptos) y el sentido subjetivo del mismo (discursos), siempre en relación a un contexto histórico (espacio-temporal) y mental (socio-cultural).

Las exigencias comunitarias, expresadas individualmente o reivindicadas de manera colectiva (problemas o conflictos, necesidades o demandas, reivindicaciones o sueños) para aprender o para sobrevivir, necesitan investigar qué expresan y cómo se manifiestan las acciones y relaciones que las provocan o las pueden solucionar (Ruiz Olabuénaga, 1996). Por ello se investiga, cualitativamente, la realidad sociocultural en su contexto natural, tal y como sucede (y se cuenta), buscando obtener e interpretar la información de los fenómenos de acuerdo con el significado y el sentido que tienen para las personas implicadas. Así puede utilizar, mediante el trabajo de campo o el documental, en las áreas de estudio de cada una de las Ciencias Sociales de manera general (sociología, trabajo social), interdisciplinariamente (educación, antropología, economía) o de modo auxiliar (enfermería, derecho, psicología).

Y en esta metodología el investigador cualitativo informa con objetividad, claridad y precisión tanto de sus propias observaciones del mundo social (en función de sus pretensiones o valores), como de las experiencias de los demás (con los que vive o con los que trabaja como experto). Explica, o pretende hacerlo, el origen, desarrollo y efectos de los hechos sociales seleccionados y de los sujetos reales que los protagonizan, los cuales ofrecen información sobre sus experiencias, opiniones o valores, en suma sobre las "cualidades" de la realidad en la que viven y vivimos, de las experiencias concretas que resultan significativas para una comunidad, una familia y una persona. De esta manera utiliza una variedad de materiales que reflejan el lenguaje sociocultural (historias de vida, experiencias personales, entrevista y observaciones, textos históricos y símbolos, sonidos e imágenes) que muestran la experiencia real y percibida de las personas y los grupos en sus pensamientos y acciones, en sus relaciones y situaciones problemáticas. Como señalaban Taylor y Bogdan (1984: 15-16):

“El término metodología designa el modo en que enfocamos los problemas y buscamos las respuestas. En las ciencias sociales se aplica a la manera de realizar la investigación. Nuestros supuestos, intereses y propósitos nos llevan a elegir una u otra metodología. Reducidos a sus rasgos esenciales, los debates sobre metodología tratan sobre supuestos y propósitos, sobre teoría y perspectiva”.

a)      La dimensión cualitativa.

La metodología cualitativa tiene como objetivo esencia la descripción de las cualidades de todo fenómeno de relación social y contenido cultural. Para ello busca describirlas a través de los conceptos que los conectan con la mentalidad comunitaria y en los discursos donde se usan o desusan, integrándolas en una narración coherente y explicativa que logre descifrar las causas y consecuencias de fenómeno.

Se trata de probar o de medir, inicialmente, en qué grado una cierta cualidad se encuentra en un acontecimiento dado, y paralelamente descubrir tantas cualidades como sea posible para ampliar el panorama de estudio (más plural, más  completo). Las cualidades son, por tanto, la esencia de esta metodología, las señas de identidad de los comportamientos y relaciones en sociedad (de la conducta a la comunicación), las cuales se encuentran:

1.      Ligadas a un hecho o fenómeno social concreto (como causa o consecuencia).

2.      Desarrolladas en sus manifestaciones lingüísticas documentadas y/u observadas en la comunicación personal o de masas (del concepto al discurso): narraciones, percepciones, imágenes, verbalización.

3.      Relacionadas siempre al entorno/contexto que las determina o modifica (de lo antropológico a lo sociológico).

4.      Determinadas objetiva (el significado) y subjetivamente (el sentido).

5.      Recogidas en registros narrativos de los fenómenos que son estudiados (como categorías, variables e indicadores cualitativos).

6.      E implicadas, inevitablemente, en los procesos de construcción o destrucción ideológica/funcional de la Política social (del Estado del Bienestar keynesiano a la Sociedad del bienestar globalizada).

Dimensión que se materializa, en sus palabras y en sus acciones, siempre, a través de la comunicación propia de toda relación sociocultural. Comunicación como “condición sine qua non de la vida humana y el orden social” que, a partir de una serie de reglas comunitarias de aprendizaje social y de sus áreas de estudio básicas (sintáctica, semántica y pragmática), supone el mecanismo observable de la función relacional y social de las conductas y comportamientos humanos (desde la interacción al mensaje), como “cualidades” a estudiar en su normalidad y anormalidad, en sus potencialidades y en sus problemas individuales y colectivos (Watzlawick, Bavin & Jackson, 1991: 5-10).

b)      Las cualidades a descubrir.

La metodología cualitativa responde, plenamente, al paradigma de Florian Znaniecki sobre la dimensión cultural del estudio de la sociedad. “Los objetos culturales socialmente construidos” se situaban como la clave de la ciencia social, de una sociología siempre humanista. Una ciencia objetiva, inductiva y generalizadora, inevitablemente cultural por su función de estudiar los “sistemas de interacción social” (acciones, relaciones, personalidades y roles sociales) en sus cualidades o patrones de valores y normas de comportamiento. Y marcada por “coeficiente humanístico" observable y registrable en los documentos personales, que marcan o que marcaban la relación social o “interacción organizada e interdependiente entre seres humanos" (Znaniecki, 1968).

Las cualidades son, por ello, las características socioculturales que distinguen y definen (diferenciando o asimilando) a las personas o a las cosas en el proceso de relación interpersonal, y que la investigación encuentra expresadas en el lenguaje de la comunicación y la acción, en términos de conducta observable o comportamiento registrable, siendo, por ejemplo:

q  Adquiridas (aprendidas o impuestas) o innatas (biológicas o culturales).

q  Subjetivas (realidad percibida) u objetivas (realidad concreta).

q  Positivas o negativas (en función de la valoración funcional o moral).

Y en la Investigación son definidas por las Variables y los Indicadores sobre los caracteres o atributos, las propiedades o capacidades, las virtudes o particularidades, los dones o dotes que se pueden observar y estudiar, registrar y analizar, explicar y difundir. Cualidades humanas que pueden ser socialmente definidas desde:

q  Las categorías para pensar, que descifró Aristóteles: 1) Sustancia, 2) Cantidad, 3) Calidad, 4) Relación, 5) Lugar, 6)Tiempo, 7) Posición, 8) Posesión, 9) Acción, 10) Pasión.

q  Las cuestiones o grandes preguntas sobre el hombre que planteó Immanuel Kant: 1) ¿ Qué puedo saber? … desde la metafísica, 2) ¿Qué debo hacer? … desde la moral, 3) ¿Qué me cabe esperar? … desde la religión, 4) ¿Qué es el hombre? … desde la antropología.

q  Las esencias humanas básicas, señaladas por Julien Freund: 1) lo político, 2) lo económico, 3) lo jurídico, 4) lo moral, 5) lo estético, 6) lo religioso.

 

2. LOS FUNDAMENTOS DE LA INVESTIGACIÓN CUALITATIVA.

Tres son los fundamentos de la Investigación cualitativa: la Tesis o cómo justificar científicamente el estudio del hecho o fenómeno seleccionado; el Método o cómo organizar y desarrollar el proceso de Investigación; y la Difusión o cómo comunicar a la sociedad la información obtenida y relevante.

2.1. La tesis cualitativa: la Justificación.

Este es el punto de partida de toda investigación: plantear, justificadamente, la “duda epistemológica”. Fundamentar el qué y el por qué de la investigación, concretando el germen de esa idea inicial que supone el estudio, desde la reflexión previa a la determinación científica de la misma. Y siempre acotando su contexto espacio-temporal (tanto de su razón histórica profunda como de la actualización constante), estableciendo el marco teórico fundado (conociendo las creencias, valores y contribuciones propios de ese contexto), y acordando la finalidad al estado de la cuestión a tratar (desde la revisión bibliográfica y documental sistemática).

2.2.1. El contexto espacio-temporal.

En primer lugar hay que situar la idea en su contexto. Dos claves marcan el principio, y determinan como encuadrar la idea de investigación desde los supuestos históricos y geográficos básicos (Fernández Riquelme, 2010).

  • La razón histórica: el tiempo (cronológico y vital) y su impacto en la vida de las personas en sociedad.

1.      La retrospectiva: las experiencias del pasado que debemos recuperar (“conocer el pasado tal y como realmente fue”, como escribió Leopold von Ranke”).

2.      La perspectiva: las posibilidades del presente que nos ha otorgado el pasado (ya que como señalaba Benedetto Croce “toda historia es, en realidad, historia contemporánea”).

3.      La prospectiva: las expectativas en el futuro que determinan lo que hacemos, y que vienen determinadas por las experiencias y las posibilidades (“en el presente permanente están contenidos, de manera entrelazada, el pasado y el futuro", nos enseñó Reinhart Koselleck).

·         El espacio geográfico: el contexto.

1.      El factor territorial (“El hombre está determinado por la necesidad que tiene de proveerse de recursos alimenticios y está naturalmente influido por el medio físico, que es su clima, las tierras, la altitud, la pendiente, la insolación, las fuentes de agua etc.”, advirtió el geógrafo pionero Friedrich Ratzel).

2.      El factor demográfico, de la tasas de natalidad a las corrientes migratorias (en esa lucha perpetua por espacio y comida" que descifró Robert Malthus).

3.      El factor político (en su “autoridad tradicional, carismática o legal”, distinguida por Max Weber).

 

2.2.2. El marco teórico.

En segundo lugar es imprescindible conocer la fundamentación científica que justifica teóricamente todo estudio cualitativo, de manera minuciosa y sistemática. Nos dice de dónde venimos y a dónde vamos. Orienta la investigación desde un punto de vista bien continuista y de mejora o ampliación, o bien innovador y original (marcando las posibles diferencias con otros estudios). Y lo hace estableciendo las coordenadas académicas e intelectuales básicas, situando el problema de investigación dentro de un conjunto de definiciones y conocimientos normativos académica o profesionalmente, y utilizando o generando conceptos básicos que serán empleados durante el análisis y confiabilidad en la elección de una determinada metodología (desde los instrumentos de medición hasta el proceso de recolección de datos y la evaluación de los resultados).

Marco teórico que debe atender, en primer lugar, las mentalidades que explican la naturaleza del hecho social en su contexto, y en segundo lugar los autores y líneas de trabajo que han abierto el camino o que lo desviaron:

  • Las mentalidades.

a.       El conjunto de valores y creencias de un momento y un lugar: cómo piensa y en qué cree cada generación, cada pueblo, cada país (Weber, La ética protestante).

b.      Las ideas que permiten hacer y deshacer: las ideologías que marcan nuestro estudio (José Ortega y Gasset, La Historia como ciencia).

·         Principales autores y corrientes.

a.       Autores que han trabajado sobre el tema y a los que hay que citar: de los clásicos aún vigentes, a los estudios más recientes, para Fundamentar el trabajo.

b.      Principales escuelas de pensamiento y/o acción a las que hay que atender, para Encuadrar nuestra tesis.

c.       Experiencias previas de las que aprender o que refutar, para Comparar nuestra finalidad.

d.      Técnicas y fuentes que se pueden utilizar o que se deben cuestionar.

 

2.2.3. El estado de la Cuestión.

Y en tercer lugar es esencial realizar una revisión profunda y completa de la bibliografía (y académica) y del impacto mediático (e ideológico) de la idea de investigación. Un estado de la cuestión que consiste en: a) registro y presentación de los antecedentes y el contexto de la problemática en la investigación; b) desarrollo y síntesis de los principales aportes realizados hasta el momento; c) exposición de los problemas pendientes respecto a dicha idea (Reboratti y Castro, 1999). Y que se concreta en dos dimensiones:

·         La base científica.

1.      ¿Qué se sabe del tema?. Las distintas aportaciones y líneas de investigación existentes o en camino,

2.      ¿Qué podemos aportar al asunto?. Las preguntas sobre la capacidad de originalidad e innovación.

3.      ¿Qué debemos hacer: motivación académica o práctica social?. Concretar el fin último del trabajo respecto a las aportaciones y experiencias previas y las exigencias de los referentes académicos, intelectuales o sociales.

·         La base ideológica.

1.      ¿A quién sirve la investigación?.

2.      ¿Debemos tomar partido?.

3.      ¿Cambio social o neutralidad axiológica?.

 

2.2. El método cualitativo: la investigación.

Hacer ciencia, sobre el hombre y para el hombre. La investigación es un proceso, en las ciencias sociales y humanas, que habla sobre lo que hemos hecho y lo que hemos dicho, de nuestras acciones presentes y cómo las transmitimos, y sobre lo que queremos hacer y dejar como recuerdo.  Investigar para descubrir y descubrirnos, como miembros de una comunidad de referencia o pertenencia en la que hemos nacido o a la que hemos elegido; y donde el pasado recordado, el presente posible y el futuro que soñamos se funden en la experiencia humana y en las cualidades que lo describen social (relación) y culturalmente (expresión) en el devenir del tiempo.

2.2.1. Investigar cualitativamente.

El método cualitativo supone investigar fragmentos o fenómenos de la realidad (previamente seleccionados) en sus "cualidades" socioculturales desde el lenguaje social (de local a lo global) con el que nos comunicamos y relacionamos. Seguir la pista, la huella de lo que hacemos y decimos los seres humanos, ya que etimológicamente “investigar” proviene de las palabras latinas in (en, hacia) y vestigium (huella, pista). Por ello quizás investigar es ver lo que todo el mundo ha visto, y pensar lo que nadie más ha pensado”, como expuso Albert Szent-Györgyi.

·         Ampliar u obtener nuevos conocimientos sobre nuestras acciones y nuestras palabras, al servicio de una disciplina científica o en beneficio de los problemas comunitarios.

·         Comprender la realidad humana en sus hechos sociales, siempre complejos, polémicos en muchas ocasiones, poliédricos por sus puntos de vista (Durkheim, 1987).

·         Trabajar al servicio de la sociedad, aportando el conocimiento suficiente y necesario para dar solución a los problemas teóricos o prácticos que se presentan.

A nivel general, la investigación es un proceso diverso y plural, según el objeto de su estudio (básica, aplicada, analítica), su nivel (aproximativa, descriptiva, explicativa o predictiva), sus fuentes (documental o de campo), su extensión temporal (sincrónica o diacrónica, longitudinal o transversal), su conexión con otras áreas (interdisciplinar, multidisciplinar) o su tipo de análisis (cuantitativo, cualitativo o mixto).

Y a nivel cualitativo, este proceso pretende descubrir, comprender y explicar las “cualidades” manifestadas en el lenguaje humano como especificidades socioculturales desde la relación y la comunicación. Cualidad, de origen latino (qualitas qualitatis) con una doble etimología:

·         Las circunstancias o caracteres, naturales o adquiridos, que distinguen a las personas, los organismos vivos, las cosas y los fenómenos.

·         Las propiedades o atributos de la persona o la cosa, en su personalidad y calidad.

Lo cualitativo, socialmente, integra ambas dimensiones en el análisis de los comportamientos humanos en sus inevitables relaciones, en la percepción personal o en su creación material, desde la documentación, observación y registro de sus manifestaciones lingüísticas (y metalingüísticas) en Variables e Indicadores que:

·         Determinan las cualidades generales y especifica de los hechos sociales en sus rasgos: las características de los comportamientos humanos expresados directamente o expresados por el investigador.

·         Buscan las conexiones internas y externas de dichas cualidades entre varios hechos: sus relaciones expresadas o simbolizadas.

Como señalaban Taylor y Bogdan (1984) “la frase metodología cualitativa se refiere en su más amplio sentido a la investigación que produce datos descriptivos: las propias palabras de las personas, habladas o escritas, y la conducta observable”. Ahora bien, los investigadores pueden inductivamente desarrollar conceptos y comprensiones a partir de la información datos, deductivamente recoger la información para evaluar modelos, hipótesis o teorías preconcebidas. Por ello, los estudios cualitativos pueden tienen un diseño de la investigación flexible, partiendo de interrogantes generales, atendiendo a la escenario desde una perspectiva holística, estudiando a las personas y sus creaciones en su contexto presente y pasado, señalando las variables a estudiar consideradas como causas y consecuencias del hecho social. Por ello el investigador cualitativo debe aspirar a integrar todas las perspectivas valiosas, no buscando la verdad, sino la comprensión detallada de las perspectivas de las personas.

Se analizan, se interpretan y se sintetizan las palabras y actos de la gente, de su conducta y la expresión de la misma, desde las cualidades o aspectos humanos de la vida social, comprendiendo los conceptos vitales en su propio contexto y los discursos en su repercusión social. Un método humanista conducido con procedimientos rigurosos, que da valides a las interpretaciones posibles sobre lo que la gente realmente dice y hace en el escenario compartido del hecho social, buscando analogías y diferencias con otros escenarios y con otros hechos pasados y presentes.

2.2.2. El Objeto.

El objetivo fundamental de la investigación cualitativa es el de proporcionar una metodología que permita comprender, de manera integral o completa, el complejo mundo de la experiencia vivida desde el punto de vista de las personas que la viven (Taylor &  Bogdan, 1984). Son investigaciones centradas en los sujetos, en el seno de su propia comunidad o desde los márgenes de la misma, como un proceso de indagación inductivo (aunque también deductivo) donde el investigador trabaja con la información de primera mano o de fuentes secundarias buscando dar respuesta a las preguntas sobre el significado y el sentido de los actos.

Comprender lo que dicen y hacen las personas, desde sus patrones culturales y relaciones sociales; este es, pues, el objeto de la Investigación cualitativa. El conocimiento exacto de la realidad cualitativa del hecho social, macro o microsocial, objetiva y subjetiva, determinado científicamente y justificado teóricamente de manera previa, a través del estudio del lenguaje social (comunicación e interacción) de un momento y un lugar; la investigación cualitativa busca la comprensión y es sensible a los efectos que el investigador mismo produce en la gente que constituye su objeto de estudio (Álvarez-Gayou, 2003):

ü  La investigación cualitativa pretende la comprensión de las creaciones e interacciones sociales y culturales humanas, que se dan en la realidad y de los mecanismos que intervienen en ellas, expresadas lingüísticamente en su dimensión relacional.

ü  Parte del estudio del lenguaje (oral y escrito, formal y no formal, verbal y no verbal, real o simbólico) y de la información que aporta para la comprensión de la realidad macro o microsocial.

ü  Busca acceder a ese lenguaje mediante el análisis del discurso (Mucchielli, 1996), de todo texto (en su sentido amplio) producido por alguien en una situación de comunicación interpersonal o en una situación de creación material simbólica.

ü  Y por ello, en los estudios cualitativos, los informantes (personas y cosas) nos dan a conocer su valoración del mundo por medio de la Palabra (narraciones, percepciones) y el Símbolo (imágenes, representaciones).

ü  Registra e interpreta, en suma, lo que nos cuentan, lo que nos trasmiten directa e indirectamente las expresiones lingüísticas, en su sentido y significado, los protagonistas del hecho social.

Sus características pueden ser resumidas del siguiente modo:

1.      Estudia las realidades en su contexto natural: su razón de ser es conocer la realidad en su espacio concreto (en la calle y desde la biblioteca), en su contexto natural (en el mundo real y en el virtual), desde la información de primera mano de los informantes (en las técnicas como la observación participante o las entrevistas en situación, que se realizan in situ), y desde los los estudios documentales que se centran en los temas y autores propios del ámbito objeto de análisis. Por ello busca comprender su fenómeno de estudio en un ambiente usual de acción o expresión, de hacer y pensar (cómo vive, se comporta y actúa la gente; qué piensa y cuáles son sus actitudes, etc.).

2.      Es empírica: niega la posibilidad del conocimiento a priori y afirma que éste se obtiene como consecuencia de la experiencia. De aquí su orientación al trabajo de campo, al beber de las fuentes primarias de información, preguntando directamente a los hacedores de los fenómenos que se estudian y tratando de influir lo menos posible en los informantes. Asimismo su predilección por las descripciones, en el propio lenguaje de quienes nos informan, de lo observado y registrado.

3.      Presenta diferentes estrategias. Existen diversas formas de afrontar la investigación cualitativa: a) Método general (epistemología positivista): descripción objetiva y única de los hechos sociales de la realidad humana por medio de leyes generales (Comte, 1987); b) Interpretación comprensiva (epistemología hermenéutica): explicar la realidad social desde conceptos que interrelacionen lo racional y lo espiritual (Eliade, 2000); c) Investigación-Acción participativa: investigar para mejorar la realidad social desde la participación de las personas y colectivos implicados, mediante las acciones (Lewin, 1978).

4.      Es inductiva. De manera general, las muestras cualitativas para la obtención de información (desde la observación a los métodos etnográficos) toman casos particulares, siendo éstos representativos de los grupos sociales y de las posiciones colectivas dentro de los hechos o fenómenos que se desean investigar. A partir del análisis inductivo de estos casos se llega a principios generales, a través del proceso investigador que va de lo particular o concreto a lo universal o general (Taylor &  Bogdan, 1984: 17-22).

5.      Y es deductiva. Pero el investigador cualitativo también puede usar la deducción, la forma lógica de razonar en la que se va de lo universal a lo particular o de lo general a lo concreto (visible en estudios documentales). Razonamiento activo capaz de extraer un juicio interpretativo sobre un hecho social partiendo de un principio general conocido para llegar a un principio particular desconocido a desvelar. Así puede cuestionar las grandes interpretaciones y teorías sobre dicho hecho, refutándolas o mejorándolas a partir del trabajo de campo o documental.

6.      Es interpretativa.  Los resultados de la investigación son fruto del análisis y de la interpretación que realiza el investigador y ésta, como ocurre siempre (ante una novela, ante un cuadro, ante una película), no es única ni unívoca sino que está sujeta a posibles lecturas. Ahora bien, de las posibles interpretaciones válidas siempre surgen algunas con un mayor poder explicativo de la realidad, con más fuerza predictiva y con mas verosimilitud que otras. La interpretación no supone un simple juicio de valor ni una máxima ideológica: supone intentar dar una explicación lógica y real, objetiva y plural sobre las Causas y Consecuencias del hecho social.

7.      El lenguaje es su sustancia. El investigador cualitativo, aunque dispone de numerosas técnicas y procedimientos para obtener la información que busca, fundamentalmente lo que hace es interrogar a las personas para que narren las realidades tal y como son percibidas por ellas y elaboren su propio discurso. El Lenguaje (escrito y simbólico )es la materia prima con la que trabaja, y es a partir de esos relatos cuando procede a realizar el análisis de los contenidos expuestos, tratando de aprehender su significado para poder explicarlo. Captar, aclarar y atribuir unos significados a los discursos recabados a lo largo del proceso de investigación, tanto individualmente (de cada informante), como, sobre todo, colectivamente (del conjunto de informantes) es tarea propia de la investigación cualitativa. De aquí la gran atención que concede a la filología y que haya escogido los análisis lingüísticos como forma de alcanzar el conocimiento.

8.      Requiere capacidad explicativa. El trabajo cualitativo supone tanto conocer qué y cómo se expresan los protagonistas del hecho o fenómeno social, sabiendo describir los resultados de la investigación mediante Informes cualitativos perfectamente narrados (utilizando en lenguaje adecuado para donde va dirigido) y expuestos (oral y visualmente), usando los medios de comunicación analógicos o digitales necesarios para tal fin.

9.      Pretende comprender. Posiblemente la función primordial de los investigadores cualitativos sea la de hacer coherente lo que aparece como un conjunto de hechos desordenados.  Entender, para poder explicar las formas en que las personas piensan, sienten y hacen en las situaciones particulares por las que se interesa la investigación. Para conocerlos se habla con ellos, es decir, se pide a los propios actores de esas realidades que relaten cómo abordan sus situaciones cotidianas, tratando, con ello, de comprender los fenómenos desde el contexto que define el marco de referencia de las personas y situaciones investigadas.

10.  Su enfoque es holístico. La investigación que utiliza la metodología cualitativa pretende un conocimiento totalizador e integrador. Todas las visiones que se den y que aparezcan sobre el tema objeto de estudio son valiosas y han de ser tenidas en cuenta. La investigación cualitativa considera, pues, al hecho social como un Sistema global donde se atienden a sus distintas partes o “cualidades” de manera integral (dimensiones, variables, fases, manifestaciones), buscando conexiones, comparaciones sinergias hacia el exterior y en el interior. La realidad en estudio es un todo, articulado por complejas relaciones e influencias, que no puede ser reducido a la mera suma de los elementos que la componen o la identificación de variables, sino que constituye un sistema global y homeostático recogido por leyes, conceptos o acciones, y es tarea del investigador descubrirlas.

11.  El investigador cualitativo trabaja desde una posición crítico-racional. Al adoptar esta metodología el investigador es consciente de que forma parte de la sociedad y por ende de los fenómenos que investiga. Inevitablemente ejerce algún tipo de influencia entre los informantes y lo hace con un afán de encontrar similitudes más que diferencias (comparando) y considera los hechos estudiados como una realidad compleja y constantemente cambiante (con una historia).

12.  Pero el trabajo del investigador debe desarrollarse desde la aspiración a la neutralidad (wertfreiheit). La investigación, aunque sea casi imposible, debe aspirar a la neutralidad axiológica (“ciencia libre de valores” para Weber), a acercarse a la objetividad:

·           Conociendo los distintos puntos de vista y planteando las diferentes interpretaciones posibles, dando voz a los protagonistas, comprendiendo las circunstancias de cada momento y lugar, y facilitando la libertad de expresión y debate.

·           Solo desde la pretensión a la objetividad los resultados y conclusiones del estudio cualitativo podrán superar la prueba del tiempo y del partido, siendo documentos válidos por su naturaleza científica para posteriores autores y trabajos que los busquen y lo citen.

 

1.2.3.      Los modelos mixtos.

Lo cualitativo puede ser complementario o auxiliar de lo cuantitativo. Realidad científica demostrada en los métodos mixtos, donde se usan ambas estrategias en la investigación social. Como sistema de interpretación de los datos medibles y medidos, y como base para conectar la documentación teórica con los presupuestos de la hipótesis o de las conclusiones. Se trata de dos enfoques que pueden ser complementarios; es decir, cada uno sirve a una función específica para conocer un fenómeno, y para conducirnos a la solución de diversos problemas y cuestionamientos. El investigador debe ser metodológicamente plural, y guiarse por el contexto, la situación, los recursos de que dispone, sus objetivos y el problema de estudio. En efecto, se trata de una postura pragmática.

Aquellas estrategias de Investigación social que mezclan o combinan las aproximaciones cuantitativa y cualitativa

·         Denominados como “multimétodos”, “métodos mixtos” o “triangulación metodológica”,

·         Integradas sistemáticamente en un solo estudio los datos y los conceptos (Sieber, 1973),

·         Conservan sus estructuras originales (“forma pura”) o son adaptadas, alteradas o sintetizadas (“forma modificada”),

·         Implican la recolección e interpretación conjunta de la información cualitativa y cuantitativa para una mejor comprensión del fenómeno estudiado,

·         y se fundamentan bien en una posición pragmática (el significado, valor o veracidad de una expresión se determina por las experiencias o las consecuencias prácticas que tiene en el mundo) o en una posición dialéctica (hay una mejor comprensión del fenómeno cuando se combinan los paradigmas).

El enfoque cualitativo puede integrar en sus estudios el  conocimiento aportado por el enfoque cuantitativo fundamentado en el método hipotético-deductivo. Apoya sus resultados cualitativos en la recolección y el análisis de datos cuantitativo, de acuerdo con ciertas reglas lógicas y sus hipótesis demostradas. Si éstas se siguen cuidadosamente y los datos generados poseen los estándares de validez y confiabilidad, las conclusiones derivadas tendrán validez; es decir, la posibilidad de ser refutadas, o de replicarse con la finalidad de ir construyendo conocimiento.

·         Tales estudios llevan la esencia en su título: cuantificar y aportar evidencia a una teoría que se tiene para explicar algo; la teoría se mantiene hasta que se refute o se alcance una mejor explicación. Los estudios cuantitativos se asocian con los experimentos, las encuestas con preguntas cerradas o los estudios que emplean instrumentos de medición estandarizados.

·         Por su parte, el enfoque cualitativo, a veces referido como investigación naturalista, fenomenológica, interpretativa o etnográfica, es una especie de “paraguas”, en el cual se incluyen una variedad de técnicas y estudios no cuantitativos.

·         Dentro de la variedad de enfoques cualitativos existe un común denominador que podríamos situar en el concepto de patrón cultural, que parte de la premisa de que toda cultura o sistema social tiene un modo único para entender las cosas o eventos. Esta cosmovisión, o manera de ver el mundo, afecta a la conducta humana. El estudio de los modelos culturales –que son marcos de referencia para el actor social y que están construidos por el inconsciente, lo trasmitido por otros y la experiencia personal-son entidades flexibles y maleables que se tornan en el objeto de estudio de lo cualitativo.

En términos generales, los estudios cualitativos involucran la recolección de datos utilizando técnicas que no pretender medir ni asociar las mediciones con números, tales como la observación no estructurada, entrevistas abiertas, revisión de documentos, discusión en grupo, historias de vida, análisis semántico y de discursos cotidianos, etc.

·         En los cuales las preguntas de investigación no siempre se han conceptualizado ni definido por completo, es decir, cómo van a medirse o evaluarse (aunque a veces sí es posible).

·         En que la recolección de los datos está fuertemente influida por las experiencias y las prioridades de los participantes en la investigación, más que por la aplicación de un instrumento de medición estandarizado, estructurado y predeterminado.

·         Donde los significados se extraen de los datos y se presentan a otros, y no necesitan reducirse a números ni necesariamente deben analizarse de forma estadística.

Como Modalidades del sistema mixto podemos señalar (Onwuegbuzie & Leech, 2005):  

·         Con modelo mixto: en el cual se combinan en una misma etapa o fase de investigación, tanto métodos cuantitativos, como cualitativos.

Tipo I: Investigación confirmatoria, con datos cualitativos y análisis estadístico.

Tipo II: Investigación confirmatoria, con datos cualitativos y análisis cualitativo.

Tipo III: Investigación exploratoria, con datos cuantitativos y análisis estadísticos.

Tipo IV: Investigación exploratoria, con datos cualitativos y análisis estadístico.

Tipo V: Investigación confirmatoria, con datos cuantitativos y análisis cualitativo.

Tipo VI: Investigación exploratoria, con datos cuantitativos y análisis cualitativo.

·         Con método mixto: en cuyo caso, los métodos cuantitativos se utilizan en una etapa o fase de la investigación y los cualitativos en otra

Tipo VII: Simultáneo, investigación confirmatoria o exploratoria. Datos cuantitativos y cualitativos con análisis cualitativos y cuantitativos.

Tipo VIII: Secuencial, por etapas. Una etapa un enfoque, la siguiente el otro, donde cada etapa fortalece la anterior.

2.2.4. El proceso.

1) JUSTIFICACIÓN de la finalidad del estudio cualitativo; 2) PLANTEAMIENTO del estudio; 3) DISEÑO de la Investigación; 4) ELECCIÓN de las fuentes de Información necesarias; 5) SELECCIÓN de las técnicas de recogida de Información; 6) SISTEMATIZACIÓN de la Información recogida en función de categorías; 7) ANÁLISIS del lenguaje social como instrumento para investigar el hecho social (contenido y continente); 8) SÍNTESIS de la información lingüística registrada mediante la interpretación de los conceptos y el análisis del discurso; 9) EXPLICACIÓN. Enseñanza y difusión de la síntesis de la Información obtenida y comprendida.

1) Justificación.

Determinar la Finalidad cualitativa del hecho social y de su proceso de Investigación a partir de unos Supuestos de Investigación (desde la llamada “duda epistemológica” de partida”) determinados en función de los fines de la Política social en una comunidad dada (Bienestar, Justicia y Orden).

·         Necesidad: la demanda explícita o a descubrir (existe el “estudio de necesidades”, siendo útiles los modelos ANISE, CIPP o DAFO).

·         Oportunidad: ese momento que hay que aprovechar o que hay que crear (desde los “análisis de oportunidades”, como el método SWOT o la matriz de ANSOFF).

·         Viabilidad: la posibilidad en términos materiales o humanos (se pueden utilizar diversos instrumentos de “análisis de viabilidad” como FODA, PEST, o PESTEL).

2) Planteamiento.

Plantear el estudio supone concretar la finalidad del mismo, seleccionando el tipo de investigación, la metodología de partida, el método concreto de trabajo y los objetivos a alcanzar.

·      Determinar el Tipo de Investigación necesario o adecuado para el estudio en función de su base:

a)      empírico: basado en la experiencia (de la observación a la percepción).

b)      teórico: basado en el conocimiento (de la especulación a las leyes).

c)      práctico: basado en el ejercicio (del ejercicio a la utilidad).

·         Seleccionar la Metodología lógica de partida:

a)   Métodos lógicos formales:

ü  El método deductivo: método preciso y riguroso, centrado en extraer consecuencias lógicas de enunciados dados, esto es en deducir conclusiones a partir de premisas, aplicando en cada paso una regla de inferencia.

ü  El método inductivo, caracterizado por pasar de enunciados singulares (particulares), tales como descripciones de los resultados de observaciones o experimentos, a enunciados universales, tales como hipótesis o teorías.

b)      Métodos lógicos de soporte:

ü  Método analógico: a partir de la semejanza de algunas características entre dos objetos, se infiere que las características restantes son semejantes

ü  Método sintético: reunión racional de varios elementos en una nueva totalidad. Se realiza sobre la base de los resultados del análisis

ü  Método analítico: división del todo en partes, con el objeto de estudiarlas y analizarlas por separado.

ü  Método sistémico: estudio de los sistemas en su totalidad, complejidad y dinámica propia.

ü  Modelación: creación de abstracciones con el propósito de explicar la realidad. El modelo es el sustituto del objeto de investigación

·         Señalar los objetivos a alcanzar en el proceso de investigación (siempre concretos, viables y evaluables) como guía evaluativa de la investigación (sumativa o final) para alcanzar la finalidad prevista:

ü  Objetivos generales: ligados a la finalidad última del estudio antes determinada, y enunciados en infinitivo a alcanzar. Pueden ser exploratorios, descriptivos o analíticos

ü  Objetivos específicos: condicionados al general, lo desarrollan en sus diferentes dimensiones de estudio, en relación a las preguntas previas, e inevitables, de investigación: ¿Qué…?, ¿Cómo..?, ¿Cuándo..?, ¿Por qué..?...

3) Diseño.

Una vez determinado el planteamiento de la Investigación, llega el turno de establecer el tipo de Diseño que vamos a emplear de acuerdo a los principios metodológicos y a los objetivos señalados. Podemos elegir, en función de la profundidad de nuestro estudio, entre los siguientes:

a) Diseños descriptivos: narración fiel de lo que ocurre en la vida de las personas en sociedad, desde lo qué se dice cómo lo dice y de qué manera actúa.

·         Diseño Etnográfico: estudio de un un grupo humano cultural o étnicamente diferenciado, mediante la observación participante y la entrevista en profundidad.  Desde la síntesis entre antropología y sociología, se describen y analizan las ideas y creencias, los conocimientos y significados, y las prácticas y símbolos culturales de las personas, grupos, y comunidades presentes en el hecho social (Álvarez-Gayou, 2003). Y podemos encontrar etnografías holísticas o clásicas, procesales, particularistas, de corte transversal o etnohistóricas.

·         Diseño Fenomenológico: estudio de los fenómenos sociales desde la perspectiva de sus actores, desde los grupos a las instituciones (como planteó la Escuela de Chicago), registrando y analizando conductas observadas y palabras (escritas o habladas) desde el Trabajo de campo, la observación participante y la entrevista en profundidad (Taylor &  Bogdan, 1984).

·         Diseño biográfico o narrativo: registrar y describir (fenomenológicamente) el testimonio subjetivo de un informante de especial relevancia para el objeto de estudio (o varios en un estudio de casos), recogiendo su recuerdo, experiencia y valoración del hecho social en sus propias palabras, al ilustrar sobre aspectos relevantes del mismo para la investigación (Bolívar, 2002). Se utilizan cuatro habilidades básicas en la entrevista en profundidad (observar, escuchar, comparar y escribir) o en el análisis de su documentación personal, desde el relato biográfico, la historia de vida (que integra información adicional sobre el informante, de origen interno o externo) o los biogramas (pequeñas síntesis biográficas para la comparación de elementos clave de la información).

·         Diseño documental: recopilación y estudio sistemático de las fuentes documentales en su acceso (bases de datos y archivos) y en su cita (origen y autoría), siendo de tipo temporal diacrónico (histórica) o sincrónico, y de revisión narrativa (estado de la cuestión) o revisión bibliográfica (síntesis o metaestudio).

·         Diseño de Investigación-Acción: ligazón entre el estudio y la intervención, desde la posición crítica y comprometida del investigador en el problema o causa de las personas y grupos protagonistas del hecho o problema social, utilizando primordialmente la observación participante, las entrevistas, el trabajo de campo y las técnicas grupales. La finalidad de la investigación es participar en el cambio de la realidad social y afrontar los problemas detectados/denunciados a partir de los recursos propios de la persona y de la comunidad, generando el conocimiento liberador, empoderando a los protagonistas, desarrollando una estrategia de acción para el cambio (Programa de Acción Integral o PAI), y conectando este proceso con otros paralelos o similares (López, 1998).

b) Diseños interpretativos. Comprensión y explicación de los hechos o fenómenos sociales complejos desde una fundamentación teórica; supone descubrir los conceptos básicos y plantear hipótesis que probar a partir de la información obtenida:

·         Teoría Fundamentada: generación de teorías que expliquen un fenómeno social en su contexto natural, obteniendo la información directamente desde el “escenario social”, seleccionando a los informantes desde el muestreo teórico y la saturación,  elaborando conceptos a partir de dicha información, realizando interpretaciones sobre los casos estudiados, y elaborando teorizaciones sobre los problemas concretos. Utiliza la descripción (desde el ordenamiento conceptual), la codificación en categorías (abierta, selectiva y axial) y la comparación continua.

·         Inducción analítica: verificación teorías y proposiciones basadas en información cualitativa, buscando de manera activa casos negativos que las refuten o las acepten desde informantes y escenarios que puedan proporcionar de forma inductiva los datos necesarios (generalizar sus resultados). Para ello se define el fenómeno social, se formulan hipótesis explicativas y se estudian diferentes casos para probarlas, reformularlas o desecharlas (Znaniecki, 1968).

4) Elección.

Para alcanzar los objetivos y desarrollar el diseño se deben elegir las fuentes de información necesarias y fiables, desde la comprobación de su validez empírica (Martin, 2013). Supone determinar y usar aquellos instrumentos adecuados para obtener el conocimiento suficiente (en la bibliografía y la revisión documental, o en los testimonios biográficos y los informantes clave), partiendo del marco teórico planteado, de la aclaración del estado de la cuestión, y conectándose con las técnicas seleccionadas y las variables e indicadores a estudiar.

Y a partir del tipo de trabajo a desarrollar (documental, de campo, comparativo) se concreta la elección de los instrumentos específicos para extraer la información, de manera individualizada o combinada. Pero es preciso cribarlas del omnipresente mundo de internet, comprobarlas utilizando las bases acreditadas, y cuestionarlas en función de experiencias previas; asimismo es imprescindible en el estudio o comparación con experiencias internacionales el uso correcto del idioma para acceder a la bibliografía o a los testimonios, e incluso al conocimiento experto en dialectos, jergas y hablas características de grupos sociales o comunidades cuando la investigación se centra en singularidades sectoriales.

Por ello es necesario elegir aquella fuente adecuada y viable para el tipo de estudio a realizar, probándolas y combinándolas siempre que sea oportuno:

·         Fuentes bibliográficas y revisiones documentales: actualizadas, pertinentes (y citadas fielmente en normas APA), en relación al marco teórico: primarias (originales), secundarias (elaboraciones), y terciarias (compilaciones).

·         Testimonios personales, biográficos o autobiográficos (desde la Historia de vida a las entrevistas).

·         Informantes clave: selección de las personas representativas y características del grupo social-cultural protagonista del hecho social, cumpliendo determinados criterios (especialmente visible en la entrevista o en la observación).

·         Creaciones culturales mediáticas: presentes en los medios de comunicación, en las redes sociales y en las plataformas digitales de interacción e información. 

·         Símbolos materiales históricos y sociológicos: artísticos, urbanísticos, costumbristas, estéticos.

            5) Selección.

A partir de la elección de las fuentes, automáticamente se pasa a seleccionar las principales técnicas cualitativas de recogida de la Información, que integran esos instrumentos antes descritos siempre comprobados en su eficacia, eficiencia y calidad (García & Amezcua, 1993).

·         La documentación: uso académico o social de las fuentes primarias, secundarias y terciarias.

·         Historia de vida: recogida de los testimonios biográficos de primera o segunda mano.

·         La observación participante o no participante de la vida concreta (informantes) o general (muestra) de los protagonistas seleccionados (Guasch, 1999).

·         La entrevista: la opinión estructurada, no estructurada y semiestructurada de la población en general o de los informantes seleccionados en particular.

·         Trabajo en grupo: la discusión nominal, focal o bajo el método delphi.

·         Estudio de casos: la individualización del estudio en un caso concreto (procesual, sistemático y profundo).

6) Sistematización.

Recoger y ordenar la información obtenida de las fuentes y a través de las técnicas en categorías claras y comprensibles, para su posterior narración e interpretación. Estas en la máxima de la sistematización de la información, a través de la categorización como proceso sistemático que busca reducir dicha información para expresarla y describirla de manera conceptual en una estructura sistemática, inteligible y significativa. En ella se clasifica la información según la similitud y diferencias en función de criterios previamente establecidos (desde los subconjuntos y la asignación de nombres) a partir de la inducción o de la deducción.

Por ello, las categorías son conceptos derivados de la información, que representan los fenómenos, y se analizan como unidades heurísticas relevantes para la comprensión y la explicación (Strauss & Corbin, 2002): en primer lugar como unidades conceptuales donde se almacena y explica la información obtenida, y en segundo lugar como unidades de análisis bajo criterios culturales o sociales, temporales, o temáticos, gramaticales o funcionales. Las mismas se concretan en subcategorías, que detallan a través de microaspectos del tópico presente en cada categoría objetiva o subjetivamente, las cuales pueden ser:

ü  Deductivas (apriorísticas): fundamentadas previamente al proceso desde el marco teórico.

ü  Inductivas (emergentes): surgen del mismo proceso, desde el análisis de recurrencias.

ü  Abductivas (anómalas): aparecen por sorpresa durante el proceso, ante las cuales hay que crear nuevos conceptos.

Son, en suma, “las palabras clave” o núcleos de significación teórica con cierta estabilidad de lo que dicen y hacen los protagonistas del hecho social a través del filtro científico del investigador. Y son sistematizadas desde tres posibles opciones:

·         La Codificación. Instrumento para codificar la información mediante el análisis de la Información desde categorías determinadas por dimensiones y propiedades, ya predeterminadas o creadas ex profeso en forma de nuevos conceptos

a.       Abierta: análisis palabra por palabra, línea por línea, frase por frase, párrafo a párrafo o el documento completo de manera general.

b.      Axial: análisis de la relación de categorías y subcategorías siguiendo las líneas de sus propiedades y dimensiones, estableciendo una codificación abierta identificando la variedad de condiciones, acciones, interacciones o consecuencias asociadas con un fenómeno con las propiedades de una categoría.

c.       Selectiva: análisis de las categorías centrales que permiten generar o refutar una teoría, reuniendo las categorías menos relevantes y las subcategorías.

·         La Triangulación. Mecanismo para analizar la información recogida por diferentes técnicas, cruzando las diversas aportaciones y combinando diversos ángulos. Podemos señalar varios tipos posibles (Arias, 2000):

a.       De datos (temporales, espaciales y personales).

b.      De investigadores (autores, observadores, compiladores).

c.       De teorías (para la comprensión).

d.      De métodos (pare el contraste).

e.       De análisis (para la validación).

f.       Múltiple (para la combinación).

·         La Fundamentación. Construcción de conceptos desde la teoría fundamentada para construir interpretaciones generales y válidas, con la expresión lingüística de la información subjetiva de los investigadores y las fuentes de información, sobre el hecho social en un espacio y un momento concreto (Strauss & Corbin, 2002).

7) Análisis.

Para categorizar de manera completa y sistemática, de manera paralela, se desarrolla el análisis del lenguaje social presente en la Información obtenida y a partir de las categorías seleccionadas, determinando:

·         La tipología del lenguaje social y sus implicaciones: analógico y digital, oral y escrito, verbal y no verbal, real o simbólico.

·         El contenido recogido (qué se dice) y continente analizado (cómo se dice), en función de la mentalidad social y cultural de un momento y un lugar.

·         Implicaciones en la comunicación y en la relación sobre el hecho social objeto de estudio.

Un análisis, desarrollado narrativamente, que se concreta definiendo en el lenguaje social las variables e indicadores cualitativos que permiten la interpretación posterior de las categorías realizadas sobre la información obtenida:

Ø  Variables de estudio: recogen las variaciones y posibilidades en el sentido y significado de dichas categorías en el espacio y en tiempo, permitiendo la clasificación de características y propiedades:

·         Se distinguen entre: a) dicotómicas: se expresan en sólo dos clases o categorías. Como por ejemplo tipos de escuelas (públicas  o privadas), sexo (masculino o femenino), procedencia de un producto (nacional o importado), b) Policotómicas: se manifiestan en más de dos categorías, así como marcas de computadoras, colores de tinta, tipos de empresas, clases sociales.

·         Se diferencian entre: a) Variable independiente: dimensión de la cualidad del hecho social que es causa del mismo, con capacidad para influir sobre otras variables; b) Variable dependiente: dimensión que es la consecuencia del hecho, siendo influida por la independiente u otras.

·         Y se pueden dividir, aplicadas cualitativamente, en:

ü  Variables nominales: Variables sin orden inherente o secuencia.

ü  Variables ordinales: Las variables con una serie ordenada de valoración.

ü  Intervalo de variables: variables espaciadas en la intensidad, el tiempo…

ü  Relación de variables: Variables espaciadas por intervalos iguales con un verdadero punto cero,

Ø  Los Indicadores de análisis: analizan las características o dimensiones específicas (atributos) de las variables cualitativas expresadas lingüísticamente (en sus símbolos y acciones), a partir de la categorización realizada por la Investigación. Permiten registrar correctamente y estudiar comparativamente las variables de las categorías cualitativas, pero para ello deben ser válidos, confiables, precisos e informativos, siendo los principales:

·         De Proceso: el desarrollo temporal o funcional de las acciones sociales.

·         De Gestión: el tipo y modo de organización comunitaria en relación a las necesidades y objetivos humanos.

·         De Producto: la evolución mental y material de las creaciones y de las actividades socioculturales.

·         De Calidad: en bienes materiales y oportunidades vitales (objetiva y subjetivamente).

·         De Resultado: el cambio demostrado de las actividades sociales en las personas y el entorno, en función de las experiencias, posibilidades y expectativas.

·         De Efecto: las consecuencias inmediatas y demostrables en la vida cotidiana y en las mentalidades colectivas.

·         De Impacto: el efecto a largo plazo (de la prevalencia a la incidencia) de las acciones en un contexto histórico-geográfico.

Indicadores definidos por la ONU como las “herramientas para clarificar y definir, de forma más precisa, objetivos e impactos”, como “medidas verificables de cambio o resultado (...) diseñadas para contar con un estándar contra el cual evaluar, estimar o demostrar el progreso (...) con respecto a metas establecidas” (UN, 1999).

            8) Síntesis.

Cualidades, categorías y variables deben ser integradas en una narración coherente que sintetice la información lingüística (objetiva y subjetivamente) en lo más importante: su relación con la conducta/comportamientos de los protagonistas del hecho social estudiado y su impacto tanto en la comunidad como en la Política social. Comienza la redacción del documento científico a partir de la información que se sintetiza en su significado y su sentido.

Una Interpretación sintética que debe reconocerse plenamente con el contexto histórico-geográfico, el marco teórico y el estado de la cuestión, que debe cumplir los objetivos de manera suficiente, y sintetizar las categorías de "lo cualitativo" a través de la interpretación de los Conceptos y analizándolas en el Discurso:

a. Los Conceptos: la interpretación del Significado descubierto o planteado de lo que se hace y lo que se dice (Koselleck, 1993). Los conceptos son las unidades más básicas de conocimiento humano, de significados cognitivos creados para generalizar y clasificar las experiencias de los seres humanos en sus propiedades, agrupando las cosas y cualidades comunes en sus semejanzas y diferencias. Construcciones a partir de la integración de categorías (y clases) a través de las cuales comprendemos las experiencias y las vinculamos a los conocimientos; constituyen, por ello, tanto el significado de las diversas formas lógicas y gramaticales, como los enunciados del habla de una lengua natural, por lo que de esta forma, se aplica o designa a los diversos objetos, hechos, procesos y situaciones del mundo que vivimos (Mair, 2003).

Conceptos que cambian con el tiempo, desde el presente marcado por el estratos de la experiencia (Koselleck, 2004), y que se relacionan con las palabras también cambiantes que los contienen y expresan. "Los conceptos están incluidos en las palabras" decía Henri Bergson, aunque no en todas las ocasiones las mismas palabras tienen el mismo significado conceptual para el sujeto que las usa o las escucha, al depender la representación de la misma de las experiencias subjetivas; asimismo un concepto, dentro de cierto ámbito de representación común, puede expresarse de formulas lingüísticas muy diversas:

"La voluntad, como facultad de querer, es una de las diversas causas naturales que existen en el mundo; es la que obra en virtud de conceptos; y todo lo que la voluntad se representa como posible o como necesario, se llama prácticamente posible para distinguirlo de la posibilidad o de la necesidad física, de un efecto, cuya causa no es determinada por conceptos, sino por mecanismo como en la materia inanimada, o por instinto como entre los animales" (Immanuel Kant).

b. El discurso: el análisis del Sentido presente u oculto de dichas palabras y acciones a través de las "huellas del contexto" en el lenguaje (Van Dijk, 1980). Conocer el proceso de elaboración del mensaje y el contenido de la comunicación presente en la relación sociocultural, mediante diversas opciones:

                        -Análisis lingüístico (Beaugrande).

                        -Análisis de la conversación (Goffman).

                        -Análisis psicológico-cognitivo (Kintsch).

                        -Análisis desde la Inteligencia artificial (Lynn Webber).

                        -Análisis crítico del discurso (Fowler).

            9) Explicación.

Se cierra el círculo de la investigación cuando la narración es capaz de formular y ofrecer un resumen y una explicación de los resultados obtenidos en relación a los objetivos propuestos y a la justificación inicial (necesaria, oportuna y viable), realizando. Se culmina la redacción del trabajo o documento científico incluyendo dos elementos finales:

·         La discusión: comparar y contrastar la síntesis de los resultados, evaluando las aportaciones y las limitaciones del estudio, enmarcándolos en el contexto, marco y estado, y formulando recomendaciones en función de:

a.       Las demandas ciudadanas (comunitarias) explícitas o implícitas.

b.      Las exigencias ideológicas de la institución o la causa social.

c.       Los recursos económico-sociales.

d.      La línea científica o académica.

e.       La realidad de la Política social.

·         Las conclusiones: explicar los resultados, comparándolos directamente con los objetivos iniciales, infiriendo o deduciendo las verdades que se asumen o se presuponen.

3. LA DIFUSIÓN CUALITATIVA: LA INFORMACIÓN.

El final del camino no llega con la conclusión de la investigación. Es imprescindible mostrar, difundir y enseñar el trabajo hecho, las aportaciones obtenidas, las conclusiones realizada a la sociedad (o a un colectivo específico), para continuar, para promocionar o para concienciar. Es el momento donde la redacción del trabajo científico (académico o divulgativo) se orienta a su difusión en el ámbito adecuado o pertinente (Navarro Rodríguez, 2013).

Una investigación que no se publica no existe, un hecho o problema social que no se conoce no importa, y aquello que no se utiliza queda en el archivo.  El trabajo, en el mundo global y digital, se mide en función de su impacto cuantitativo en la carrera académica, en las esferas oficiales de Internet, en su posible uso funcional o mercantil, y en su repercusión mediática. Hay que difundir académicamente, publicar científicamente y divulgar socialmente, buscando el reconocimiento, la financiación, el impacto. Así son las cosas.

3.1. En el mundo académico.

a)      El mérito en Trabajos universitarios: del TFM a la Tesis Doctoral.

b)      La carrera en Artículos científicos, de la calidad (normas APA) al impacto (indización en JCR), aceptados por criterios editoriales o comerciales de aceptación, y evaluados anónimamente por pares.

c)      La exposición en foros académicos y/o científicos: seminarios, conferencias y congresos.

d)     La relevancia en los libros (en papel o en formato digital) como mérito científico o medio de divulgación.

e)      La divulgación en las TICS de Ciencias Sociales: Atlas, Enciclopedias, Videos, Juegos interactivos, Líneas de tiempo, etc.

3.2. En el mundo de la opinión.

a)      Invitado: ensayos en diarios digitales, artículos en revistas de divulgación, en función de la relevancia, prestigio o consideraciones estratégicas.

b)      Autoinvitado: opinión y creación en blogs, podcast o videos en youtube como instrumento para difundir las ideas, los trabajos y las aportaciones.

3.3. En el mundo digital.

a)      “Buscar” en los metabuscadores de Google, siendo los resultados y la posición los grandes indicadores del impacto digital (o de la capacidad económica de poder hacerlo).

b)      “Compartir” en las Redes sociales, siendo el número de aceptaciones o de reenvíos los criterios de impacto social.

 

BIBLIOGRAFÍA.

·         Álvarez-Gayou, J.L. (2003). Como hacer investigación cualitativa: fundamentos y metodología. Buenos Aires: Paidós ibérica.

·         Arias Valencia, M. M. (2000). “La triangulación metodológica: sus principios, alcances y limitaciones”. En Investigación y Educación en Enfermería, vol. XVIII, nº 1, pp. 13-26.

·         García Alonso, R. y Amezcua Viedma, C. (1993). “Técnicas cualitativas de investigación”. En Documentación social, nº 92, pp. 257-274.

·         Bolívar Botía, A. (2002). “El estudio de caso como informe biográfico-narrativo”. En Arbor: Ciencia, pensamiento y cultura, nº 675, pp. 559-578.

·         Comte, A. (1987). Curso de filosofía positiva. Madrid: Editorial Magisterio español.

·         Corbetta, P. (2003). Metodología y técnicas de investigación social. Madrid: McGraw Hill.

·         Durkheim, E. (1987). La división del trabajo social. Madrid: Akal.

·         Eliade, M. (2000). El mito del eterno retorno. Madrid: Alianza Editorial

·         Fernández Riquelme, S. (2010). “La Historia como ciencia”. En La Razón histórica, nº 12, pp. 24-39.

·         Guasch Andreu, O. (1997). Observación participante. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

·         Guerrero Muñoz, J. (1999). “Metodología cualitativa y análisis estadístico en Antropología Social”. En Cuadernos de etnología y etnografía de Navarra, Año 31, nº 73, pp. 183-190.

·         Koselleck, R. (1993). Futuro pasado: para una semántica de los tiempos históricos. Barcelona: Paidós Ibérica. 

-          (2004). "Historia de los conceptos y conceptos de historia". En Ayer, nº 53, pp. 27-45.

·         Lewin, K. (1978). Teoría del campo en la ciencia social. Buenos Aires: Paidós.

·         López Górriz, I. (1998). Metodología de investigación-acción: trayectoria histórica y encuadres epistemológicos y metodológicos de la investigación-acción. Sevilla: Grupo de investigación M.I.D.O., Universidad de Sevilla.

·         Mair, P. (2003). "Conceptos y formación de conceptos". En Della Porta, D. & Keating M. (coord.). Enfoques y metodologías de las Ciencias sociales: una perspectiva pluralista. Madrid: Akal, pp. 191-210.

·         Martín Vega, A. (2013). “Las fuentes de información”. En Pacios Lozano, A.R (coord.), Técnicas de búsqueda y uso de la información. Madrid: Fundación universitaria Ramón Areces, pp. 23-56.

·         Mucchielli, (1996). Diccionario de métodos cualitativos en ciencia. Madrid: Síntesis.

·         Navarro Rodríguez, M. (2013). “La redacción de artículos de investigación, desde la construcción de Tesis Doctorales”. En Visión Educativa IUNAES, Vol. 7, Nº. 15, pp. 8-20.

·         Onwuegbuzie, A.J. & Leech, N.L. (2005). “On Becoming a Pragmatic Researcher: The Importance of Combining Quantitative and Qualitative Research Methodologies”. En International Journal of Social Research Methodology, Volume 8, Issue 5.

·         Pérez Serrano, G. (1994). Investigación cualitativa. Retos e interrogantes. Madrid: La Muralla.

·         Reboratti, C. & Castro, H. (1999). Estado de la cuestión y análisis crítico de textos: guía para su elaboración. Buenos Aires: UBA.

·         Ruiz Olabuénaga, J. I. (1996). Metodología de la investigación cualitativa. Universidad de Deusto.

·         Sieber, T. (1973), “The integration of fieldwork and survey methods”. En American Journal of Sociology, nº 78,  pp. 133-159.

·         Strauss, A. & Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Colombia: Universidad de Antioquia.

·         Taylor, S. J. & Bogdan, R. (1984). Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Buenos Aíres: Ediciones Paidós.

·         UN (1999). Integrated and coordinated implementation and follow-up of major. United Nations conferences and summits. New York: United Nations.

·      Uriz Pemán, M. J., Ballestero Izquierdo, A., Viscarret Garro, J. J., & Ursua Lezaun, N. (2006). Metodología para la investigación. Pamplona: Eunate. 

·         Van Dijk, T. A. (1980). Texto y contexto: semántica y pragmática del discurso. Madrid: Cátedra.

·         Watzlawick. P., Bavin, J. &  Jackson, D.D. (1991). Teoría de la comunicación humana. Barcelona, Herder.

·         Weber, M. (1998). La Ética protestante y el espíritu del capitalismo. Madrid: Alba Libros.

 

·         Znaniecki, F. (1968). The Method of Sociology. Octogon Books.

Free Website Translator

Números publicados [2007-2017]

Nº 37. EL ESPACIO HISTÓRICO.

Nº 36. LA IDENTIDAD EN LA HISTORIA.

Nº 35. EL CONCEPTO.

Nº 34. LA PARADOJA DEL PROGRESO.

Nº 33. LA REALIDAD HISTÓRICA.

Nº 32. LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Nº 31. ÉTICA Y ESTÉTICA.

Nº 30. LA RAZÓN.

Nº 29. EL LENGUAJE HISTÓRICO.

Nº 28. EL PODER.

Nº 27. LAS RAÍCES.

Nº 26. MEMORIA.

Nº 25. IMPERIOS. 

Ver Listado completo.

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración