The Skiffle: El Punk no eléctrico de los años 50

 

Alejandro Martín Guevara

 

 

Tratando de seguir la misma línea reivindicativa con esos géneros musicales que la historia no tiene en un lugar acorde a su capacidad creativa e influyente y a raíz de mi último artículo “Harlem Rent Parties: Historia de un movimiento artístico y social”, creo que el siguiente estilo musical del que debo hablar es el Skiffle.

 

Si intentáis encontrar la traducción para la palabra Skiffle será bastante complicado, ya que no tiene traducción literal como tal. Según el dialecto del oeste de Inglaterra en el siglo XIX, hacer un Skiffle era ser un desastre en cualquier negocio que se emprendiera. El primer uso de la palabra en un ámbito musical del que tengamos testimonio, lo podemos encontrar en 1925 con el grupo de Jimmy O´Bryant and his Chicago Skifflers, después de que el término Skiffle se utilizara en la jerga hablada en las “Rent Parties”.

 

He aquí unos de los grandes debates de la historia de la música y más interesantes. Habría dos corrientes u opiniones sobre el nacimiento del Skiffle como estilo musical. La primera en la cual para ciertos historiadores el Skiffle fue surgiendo a principios del siglo XX en Nueva Orleans, en los barcos de vapor donde la tripulación de raza negra improvisaba instrumentos caseros con cualquier cosa que se le pudiera atar una cuerda y hacer sonar. De ahí que comenzaran a escucharse las Jug Bands de las que daría para hacer otro artículo completo. La Jug Bands como podemos intuir por su nombre, eran formaciones compuestas por músicos que utilizaban instrumentos caseros realizados a partir de jarras, aunque también utilizaban instrumentos hechos con elementos tan disparares como cajas de cigarrillos, tablas de lavar, peines y sierras. Años más tarde el término Skiffle se utilizaba para referirse a canciones sobre todo de estilo country que se fusionaban con sonidos del blues. A finales de la década de los 20, Dan Burley & His Skiffle boys lo utilizaron para su tema “Hometown Skiffle” y luego en 1946 para su “Skiffle Blues”, pero poco a poco el termino se fue diluyendo en la cultura norteamericana.

 

La otra opinión que muchos afirman y que divide a los historiadores y expertos, es que el nacimiento como estilo musical propio, surge a principios de la década de los 50 en Reino Unido, donde todavía se podía apreciar la miseria y desgracias de la posguerra. Una generación de niños y adolescentes que vivieron alimentándose con cartillas de racionamiento hasta mediada la década y que debido a la falta de azúcar por los ataques que sufrían los barcos que abastecían a Reino Unido durante la guerra, se habían criado con la imposibilidad de algo tan bonito en la niñez como la oportunidad de entrar en una tienda de caramelos. Jóvenes que conforme fueron creciendo se convirtieron en una generación que no se conformaría con la austeridad del ambiente posbélico y que querrían diferenciarse de las generaciones de sus padres.

 

En los primeros años de los 50, el racionamiento fue desapareciendo paulatinamente, viendo como a su misma vez incrementaban los sueldos de la clase trabajadora que tenía más capacidad económica y que incluso podía utilizar parte de su salario para el ocio. Esto hizo que muchos barcos procedentes de Estados Unidos desembarcaran diariamente todo tipo de mercancías, entre ellos muchos discos de Jazz, Blues, Folk y Country.

 

En 1954 un mes antes de que finalizaran las cartillas de racionamiento en Reino Unido, El escocés Lonnie Donegan cambiaría la historia de la música para siempre con el lanzamiento de su versión más rápida del “Rock Island Line” de Lead Belly. Se convertiría en el primer álbum debut en llegar a ser disco de oro en Reino Unido, llegando a entrar en las listas de los más vendidos en Estado Unidos. El éxito fue tal que surgió un movimiento empujado por esa generación con ganas de cambiar el mundo que vio como con la realización de instrumentos caseros y comprando guitarras acústicas bastante baratas, podían dar rienda suelta a través de la música a una manera de pensar transgresiva.

 

La guitarra tomaba el liderazgo de las formaciones, absorbiendo todos esos sonidos de los discos traídos por los marineros desde la otra orilla del Atlántico. Para que nos hagamos una idea, en tres años la venta de guitarras en Reino Unido pasó de 5.000 a 250.000 unidades por año. Los músicos que básicamente su formación musical venía de las iglesias y escuelas, trasladan ciertos aspectos musicales al Skiffle y las letras empiezan a tomar una forma de protesta que incluso hace que el estilo llegue a ser considerado de pagano por los puritanos de la época.

 

En el Soho londinense empezaban a llenarse de hipsters bares como el “2i´s coffee bar”, donde podían ser escuchados en sus comienzos músicos tan relevantes Sir Cliff Richards, quien décadas más tarde abandonaría el estilo tras su conversión al cristianismo y Tommy Steele, donde el virtuosismo o una técnica depurada no era lo que más se apreciaba, sino el transmitir un mensaje y una manera de ser. El portero del garito era Peter Grant quien años más tarde acabaría siendo manager de grandes grupos entre ellos Led Zeppelin, además de revolucionar el mundo de los contratos musicales con los promotores de conciertos, viendo los músicos como sus ganancias incrementaban considerablemente por las actuaciones en directo.

 

La BBC que por aquella época empezaba a realizar las primeras retransmisiones televisivas en directo, se dio cuenta del tirón del estilo entre los jóvenes de la época y creó un formato llamado “Special Six-Five” que también influiría enormemente en el formato televisivo de música en directo de ahí en adelante. El motivo de que se llamará así era por “la tregua de los niños” que consistía en que durante 1946 y 1957 todas las tardes entre las 18.00-19.00 horas, dejaba de emitirse programación en la televisión para que los niños pudieran irse a la cama y así tener un intervalo entre la programación infantil y la nocturna. Así que con el fin de dicha tregua televisiva en 1957, todas las tardes a las 18.05 comenzaba el show, utilizando un tema para su intro interpretado por  Bob Cort Skiffle Group. La explosión del estilo fue tal que se calcula que en 1958 había entre 30.000 y 50.000 grupos de Skiffle en Reino Unido.

 

A diferencia de otros estilos musicales que fueron desapareciendo de las grandes listas de éxitos, el Skiffle no murió de éxito o por agotamiento debido a una sobreexplotación del mismo. En 1958 sus músicos y formaciones fueron evolucionando poco a poco a otros estilos como el Blues, Rock and Roll, Jazz, Country y Folk. Como resultado de todo ello dio lugar la segunda explosión del Folk, con la aparición de músicos como Martin Carthy, John Renbour, Ashley Hutchings y la evolución del sonido de las formaciones al Rock & Roll y la famosa invasión de las bandas británicas en Estados Unidos de la mano de los Beatles.

 

 

Creo que no hay estilo musical donde se más difícil elegir a artistas que lo representen, pero no por las pocas opciones, sino por la gran cantidad de talento que surgió en aquellos años. Muchos grandes músicos conocidos en todo el planeta y pioneros de otros estilos, tuvieron sus orígenes en el Skiffle como Ronnie Woods, Alex Harvey, Mick Jagger, Rock-Roger Daltrey, Jimmy Page, Ritchie Blackmore, Robin Trower, David Gilmour, Eric Clapton y el más conocido de todos, El grupo de John Lennon antes de los Beatles, “The Quarrymen” o “the Rattlesnakes” el grupo de Barry Gibb antes de los Bee Gees. Ninguno de ellos alcanzó la fama tocando Skiffle, como si fue el caso de “el León de Belfast” Van Morrison o el padre del Blues Británico Alexis Korner que empezaron a hacerse un hueco en la escena musical nacional británica.

 

Así que además del anteriormente mencionado Loonie Donegan me gustaría destacar a Chas McDevitt el que con su estilo peculiar de tocar la guitarra debido a su formación tocando el banjo, grabó junto a la cantante de Folk Nancy Whiskey su versión del “Freigh train” y se convirtió en un éxito que acabaría siendo uno de los temas más significativos de la década.

 

Johnny Duncan fue otros de esos personajes que se merece una película de su vida. A pesar de ser estadounidense, encontró la fama en las listas de éxitos británicas durante una aparición en un programa de la BBC llamado “Saturday Skiffle Club”. En 1957 grabó el tema “Last Train to San Fernando” el cual había sido compuesto por el músico de Trinidad y Tobago Kenneth San Bernand. Los arreglos fueron hechos por el guitarrista Denny Wright y el bajista Jack Fallon quienes le dieron un aire country a la canción pensando que San Fernando estaba en Texas.

 

Uno de los grupos que se podían ver por el “2i´s coffee bar” y que rápidamente se dieron a conocer a lo largo de Londres a pesar de su constantes cambios de formación, pero con el genial Johnny Martyn era The Vippers Skiffle Group. Gracias a esa popularidad lograron firmar un contrato en 1957 con Parlophone Records y con la colaboración nada más y nada menos que del productor y arreglista George Martin al cual mucho lo conoceréis por ser el “Quinto Beatles”. Sacaron su single con la versión de la canción popular de la zona de Liverpool “Maggie May”, aunque inmensamente conocida por los marineros de todo el mundo y que trataba de la vida de una prostituta que le robaba a un marinero que traía dinero a casa después de muchos meses en el mar. Obviamente fue censurada en la BBC por su contenido sexual.

 

El último músico del que me gustaría hablar sería Tommy Steele del que ya hemos hablado de sus apariciones en el los bares del centro de Londres. En 1957 Tommy alcanzó el éxito de una manera nunca antes vista por tierras británicas, siendo el primer artista nacional en alcanzar el número 1 en las listas de éxitos, pasando a la historia como el primer ídolo de adolescentes de Reino Unido con su hit “Singing the blues”. Una curiosidad para los amantes del fútbol, la canción se puede escuchar con ciertas modificaciones en la letra durante los partidos en varios estadios de las islas británicas y suele ser cantada para insultar al eterno rival.

 

Para finalizar me gustaría simplemente encomendaros al título de este artículo y a las similitudes socioculturales que años más tarde veríamos con el estallido de la cultura Punk en Gran Bretaña y del que algún día debería hablar.

 

En el siguiente enlace podéis escuchar algunos de los temas y músicos de los que se mencionan en este artículo.

 

https://open.spotify.com/user/1115097328/playlist/5RjW42ec3zIEVhfAclonty

 


 

Free Website Translator

Búsqueda en la Revista

Números publicados [2007-2020]

Nº47. PASADO PRESENTE

Nº 46. LA CRISIS DEL CORONAVIRUS.

Nº 45. LA RESPONSABILIDAD.

Nº 44. EL CONFLICTO.

Nº 43. LOS VALORES.

Nº 42. SER HUMANO.

41. LA NARRACIÓN HISTÓRICA.

Nº 40. APRENDER.

Garantía de Calidad

Edición y desarrollo

Colaboración

Libros de la Colección

Servicios de interactividad con el lector.

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.